Público
Público

Los médicos abusan de colocación de stent a pesar de las guías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

El controvertido uso de stentdías después de un ataque cardíaco sigue siendo una prácticacomún, a pesar de que un importante estudio y nuevas guíasmédicas indicaron que la costosa terapia no ayuda a lospacientes, reveló un estudio efectuado en Estados Unidos.

Poco más de la mitad de los pacientes que sobreviven almenos 24 horas a un ataque al corazón recibirán un stent -unpequeño tubo con una malla de metal- para destapar una arteriacoronaria bloqueada, un porcentaje que no ha variado entre el2005 y el 2008.

Los resultados se suman a las preocupaciones en torno aluso excesivo de los dispositivos cardíacos fabricados porcompañías como Boston Scientific, Abbott Laboratories,Medtronic Inc y Johnson & Johnson.

Los procedimientos para colocar stent cuestan a EstadosUnidos alrededor de 12.000 millones de dólares por año y losinvestigadores creen que es tiempo de que los médicos asuman laresponsabilidad por los altos costos de salud en la nación.

"Creo que los médicos tienen que afrontar el desafío", dijola doctora Judith Hochman, cardióloga de la New York Universityy autora del trabajo.

En el 2006, publicó un estudio conocido como Ensayo deArteria Ocluida en el que demostró que los stent no previenenmuertes o nuevos ataques cardíacos en comparación con el usoexclusivo de fármacos cuando son insertados más de 24 horasdespués de un episodio en una arteria totalmente tapada.

Si bien las personas que recibieron los stent noexperimentaron más efectos secundarios, los dispositivosañadieron 7.000 dólares en costo neto per cápita después de dosaños, según descubrió Hochman más adelante.

"Luego de más o menos un día, todo el daño ya está hecho",explicó a Reuters Health. "El mensaje es buscar tratamientomédico enseguida después de un ataque cardíaco y ahí es cuandoel stent realmente ayuda", agregó.

Los resultados de Hochman pasaron a formar parte de lasguías revisadas de la Asociación Estadounidense del Corazón yotros grupos en el 2007, que recomiendan no usar stent más de24 horas después de un ataque cardíaco en pacientes estables.

Su nuevo estudio, publicado en Archives of InternalMedicine, está basado en casi 29.000 pacientes revisados en 896hospitales estadounidenses y demostró que ni el ensayo del 2006ni las guías revisadas tuvieron un efecto visible en el uso delstent.

"En general no hubo cambios en la práctica", dijo Hochman."Yo esperaba ver un cambio, por eso fue una gran sorpresa y unadecepción", agregó.

Sus resultados se aplican a alrededor de 100.000estadounidenses por año, lo que sugiere que unas 50.000personas son sometidas innecesariamente al procedimiento de20.000 dólares por año.

Eso se suma a los miles de stent colocados fuera delcontexto de emergencias como un ataque cardíaco, de acuerdo aun estudio de la semana pasada que demostró que al menos uno decada 12 de esos procedimientos probablemente provoca más dañosque beneficios.

La intervención coronaria percutánea mediante la cual seinserta el stent genera riesgos de complicaciones comohemorragias o rasguños en el corazón. Luego de salir delhospital, los pacientes tienen que tomar medicaciónanticoagulante, que aumenta el riesgo de sangrado.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 11 julio del2011