Público
Público

Los médicos aspiran al 70% de éxito en las in vitro

El principal reto para los especialistas es reducir la tasa de embarazos múltiples

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Dentro del mundo animal, los humanos somos los que peor nos reproducimos'. La sentencia es contundente, pero pronunciada por el director del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Reproducción del Institut Dexeus, Pedro N. Barri, cobró un tono aséptico, casi descriptivo. El doctor la soltó en el Auditorio Dexeus, donde ayer se conmemoraba el 25º aniversario de Victoria Anna, la primera persona que fue concebida gracias a la fecundación in vitro en España.

Quienes hicieron posible su nacimiento en 1984, el propio doctor Barri y la directora de I+D del Servicio de Medicina de la Reproducción, Anna Veiga, hicieron balance de los 25 años de aplicación de esta técnica de reproducción asistida en España y explicaron sus últimos avances, así como los retos que se les presentan.

A lo largo de este tiempo las técnicas de fecundación in vitro han mejorado sustancialmente, y actualmente ya aseguran el 40% de efectividad en las mujeres que se someten al tratamiento. Según explicó la doctora Veiga, este porcentaje se explica por la estandarización de las condiciones de cultivo de los embriones y por la mejora de los productos aplicados al estímulo de los ovarios. Aún así, se trabaja para alcanzar una fiabilidad del 70%.

Pese a la ausencia de datos oficiales, se calcula que esta técnica reproductiva representa ya el 3% de los nacimientos en España, país que ocupa el tercer lugar europeo en tratamientos de fertilidad. Desde el Institut Dexeus, donde han nacido más de 8.000 niños mediante estas técnicas, los médicos que alumbraron la primera niña probeta explicaron que el principal objetivo ahora es reducir el número de embarazos múltiples. Mientras se buscó garantizar el embarazo insertando múltiples embriones, el número de gestaciones de gemelos o trillizos fue en aumento. Pero desde 2002 se viene optando por una mayor selección del embrión según su calidad y la edad del paciente, que aumenta las posibilidades de embarazo único (actualmente, el 78,8% de los casos).

La preservación de la fertilidad mediante la congelación de embriones es una de las novedades que ayer se presentaron y está pensada para pacientes oncológicas jóvenes. Las mujeres sanas que lo deseen también tienen acceso a esta práctica, lo que abrirá seguro un nuevo debate ético.