Público
Público

Médicos holandeses piden poner fin a la circuncisión masculina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Roberta Cowan

Los médicos holandeses quieren quepolíticos y grupos de derechos humanos alcen la voz ydesaconsejen la práctica de la circuncisión en Holanda porqueafirman que es "un ritual doloroso y perjudicial", y unaviolación de los derechos de los niños.

Entre 10.000 y 15.000 niños son circuncidados en Holandacada año, la mayoría por motivos religiosos y no siempre conanestesia, según la Real Asociación de Médicos Holandeses(KNMG) que representa a cirujanos, pediatras, médicos generalesy urólogos del país.

"Queremos desalentar la circuncisión, porque es unprocedimiento innecesario con complicaciones, que viola laintegridad del niño", dijo el viernes a Reuters Lode Wigersma,portavoz de la asociación.

"No es un procedimiento inocente, vemos complicaciones enalrededor del 5 por ciento de los casos, además deconsecuencias a largo plazo y psicológicas", añadió.

La circuncisión supone cortar una porción o todo elprepucio del pene. Es un ritual obligatorio para los niñosjudíos, y también es un rito común entre musulmanes, querepresentan la mayor proporción de hombres circuncidados delmundo.

La asociación médica holandesa instó a los líderesreligiosos a encontrar ritos de iniciación alternativos que nosean irreversibles y dolorosos para el niño.

La práctica de la mutilación genital femenina fue prohibidapor ley en Holanda en 1993 para todas las edades.

El año pasado, la asociación médica holandesa publicó uninforme contrario a la práctica de la circuncisión en niños porrazones no médicas, esperando alentar el debate público.

Ahora la entidad apela a que los políticos holandeses sepronuncien contra la práctica y ayuden a "cambiar la mentalidadgradualmente" en la sociedad y entre los grupos religiosos quepractican la circuncisión.

La asociación médica dijo que al contrario de lo que secree popularmente, la circuncisión puede causar complicacionestanto menores como más importantes, por ejemplo hemorragias,infecciones, estenosis de la uretra y ataques de pánico, quesegún estos expertos son particularmente frecuentes.

Los doctores señalan que no hay motivos médicos para cortarquirúrgicamente partes de los genitales de bebés y niñospequeños sanos, que son demasiado jóvenes para dar suconsentimiento para la intervención.

Con todo, la asociación holandesa no busca la prohibiciónde la circuncisión masculina porque teme que la prácticaentonces se realice de forma clandestina.