Público
Público

Los médicos que vieron a Neira desestimaron su dolor de cabeza

El juez mantiene a los facultativos la acusación de negligencia después de tomarles declaración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres de los médicos que atendieron a Jesús Neira, el profesor universitario en coma por defender a una mujer maltratada, declararon ayer, ante el juez de Majadahonda que investiga el caso, como imputados por un delito de negligencia médica. Expusieron sus motivos para justificar por qué no se escaneó la cabeza de la víctima, a pesar de que acudió a urgencias en tres ocasiones con varios hematomas en la cara antes de entrar en coma.

Los tres facultativos -dos del Hospital Puerta de Hierro y uno del de Móstoles- escaparon escurridizos a las preguntas de los periodistas. No quisieron explicar en público lo que habían razonado durante varias horas en privado ante el juez de instrucción del juzgado número 4 de Majadahonda. La mayor parte de la declaración giró en torno a su responsabilidad sobre el estado de salud de Neira, en coma desde el pasado 6 de agosto.

Sólo una radiografía

El agredido acudió a Urgencias hasta en tres ocasiones después de recibir la brutal paliza. En la última de ellas, en el Hospital de Móstoles el 5 de agosto, mencionó tener dolor de cabeza entre otras molestias. A pesar de la cefalea, los médicos prestaron más atención a las dos costillas rotas y descartaron el examen cerebral. Optaron por una radiografía del tórax. Un TAC (tomografía axial computerizada) podría haber encontrado el derrame cerebral que dejó en coma al profesor al día siguiente. Tampoco valoraron para ese escáner la medicación anticoagulante que tomaba el paciente, aquejado de un problema de circulación sanguínea y por tanto, con riesgo de derrame.

El juez deberá determinar si los médicos actuaron según los protocolos establecidos para los síntomas que presentó Neira. De momento, después de escuchar la declaración de los médicos, ha decidido mantener su imputación por un posible delito de negligencia. Además, mantiene la investigación médica en la que serán examinados más facultativos, unida al proceso penal contra Antonio Puerta, el agresor que provocó las graves lesiones.

Comunidad de Madrid

A pesar de la imputación de los médicos -funcionarios de la Consejería de Sanidad-, la Comunidad de Madrid insiste en participar como parte acusadora del proceso, personada como acusación popular. La familia de la víctima descartó esa posibilidad por contradictoria y el juez rechazó la petición del Gobierno de Esperanza Aguirre. Sin embargo, el responsable de los servicios jurídicos de la Comunidad,
Salvador Vitoria, manifestó ayer la intención de recurrir ese rechazo. Además, pidió que se separe la investigación a los médicos del proceso penal contra el agresor.

La familia de Neira confía en que se esclarezca la parte de culpa de los médicos sin las interferencias de la Consejería de Sanidad. 'Ya es hora de que la Comunidad de Madrid comience a hacer bien las cosas en este asunto', declaró el portavoz de la familia, Javier Castro, al conocer la intención del equipo de
Aguirre. Después de la declaración de los médicos, los portavoces de la familia y de Sanidad comparecieron a la vez, aunque sus perspectivas están enfrentadas.