Público
Público

Los medios también deben cuidar el español

El Día E es la gran fiesta de los hispanohablantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español ya cuenta con 500 millones de hablantes y se prevé que esta cifra crezca en 2050 hasta los 600 millones. Todos ellos han sido invitados a celebrar la tercera edición de El Día E, una iniciativa impulsada por el Instituto Cervantes para celebrar 'el vigor de nuestro idioma' en sus 78 centros repartidos por todo el mundo.

'El español tiene una salud envidiable', explica la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, quien recuerda que ya es la segunda lengua materna en el mundo y el segundo idioma de comunicación internacional.

Una de las principales vías de expansión del español está en los medios de comunicación. 'El sistema educativo es el primer instrumento para conseguir que la gente perciba la importancia que tiene el idioma, lo aprenda y lo utilice. Los medios son los que pueden contribuir a un uso correcto y preciso del idioma, y a su enriquecimiento', apunta Darío Villanueva, académico de la RAE.

Sin embargo, el español no siempre recibe el cuidado adecuado. 'El trato que los medios dan al español es mejorable pero tampoco es una cosa alarmante', apunta Joaquín Müller, director de La Fundación del Español Urgente (Fundéu), una institución sin ánimo de lucro cuyo objetivo es impulsar el buen uso del español en los medios. Müller recuerda que el idioma es el principal instrumento de un periodista y considera que una de las amenazas que pende sobre el español es la rapidez propia de algunos medios. 'Es más fácil que acudan a lugares comunes y latiguillos innecesarios aquellos que trabajan con urgencia', indica.

Otro de los escenarios donde el español se transforma es en internet y, más en concreto, en las redes sociales

En este punto coincide con Caffarel, que señala que la rapidez de la vida moderna y la velocidad con la que se suceden las noticias 'impide que se use la lengua con todos los matices que ofrece'.

Dentro de los errores más comunes que cometen los medios están las muletillas, así como las formas incorrectas que, según Villanueva, resultan 'enormemente pegadizas', como el dequeísmo. A esta lista, Caffarel añade los neologismos y las faltas de ortografía, derivadas en ocasiones 'por una confianza excesiva en los correctores de Word'.

Para poder evitarlos, Müller recomienda a los profesionales que consulten los diccionarios y los manuales de estilo, así como la mejora de los índices de lectura. Caffarel también recomienda leer 'buena literatura' y 'escuchar a las personas que nos enriquecen'.

La omnipotente televisión ejerce una gran influencia sobre el idioma a través de los distintos tipos de contenidos que ofrece a los espectadores. Caffarel señala que en este amplio catálogo, hay espacios que son 'muy cuidadosos', mientras que hay otros donde los participantes muestran sus opiniones con 'un empobrecimiento de la lengua un poco preocupante'.

Otro de los escenarios donde el español se transforma es en internet y, más en concreto, en las redes sociales, donde se usan toda clase de abreviaturas. 'No creo que en internet se hable peor que en otros medios', dice Müller, quien destaca que lo más importante es 'saber cómo hay que utilizar la lengua en cada ámbito'. Como ayuda para este propósito, la Fundéu ha impulsado un manual de estilo para escribir correctamente en internet, ya que 'es innegable que gran parte del futuro del español se va a desarrollar en la web'.