Público
Público

Medvédev mantendrá hoy una reunión con Gadafi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, recibió ayer al líder libio, Muamar el Gadafi, en su residencia de Mein Dorf, a las afueras de Moscú, informó el Kremlin.

Medvédev declaró que está "muy contento" de conocer y saludar a Gadafi en Moscú, y expresó la esperanza de que su visita resulte "productiva y fructífera", al dar la bienvenida a su invitado antes de reunirse ambos a solas.

"Usted es el líder reconocido del pueblo libio. Nuestros países mantienen lazos amistosos desde hace varias décadas", añadió el jefe del Kremlin, según la agencia Interfax.

El dirigente libio se congratuló asimismo por la posibilidad de conocer personalmente al nuevo presidente de Rusia y se mostró esperanzado de que su visita a Moscú sea "útil para las relaciones bilaterales".

Muamar el Gadafi llegó ayer a Rusia en una visita oficial de tres días para impulsar las relaciones bilaterales y la cooperación en el ámbito de la defensa.

Se trata del primer viaje de Gadafi a Moscú desde 1985, cuando todavía existía la URSS, desaparecida a finales de 1991, y tiene lugar sólo medio año después de que el entonces presidente ruso, Vladímir Putin, realizara una visita oficial de 24 horas a Trípoli.

El líder libio mantendrá hoy una reunión oficial con el presidente ruso, quien le había invitado personalmente a visitar Rusia, según anunció el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa adelantó que "el objetivo de la visita (del líder libio) es el desarrollo de las relaciones bilaterales, así como el intercambio de opiniones sobre problemas regionales de mutuo interés".

En particular, hablarán de la situación en Oriente Medio, Irak y el programa nuclear iraní, así como la cooperación en el marco de la ONU, según una fuente del Kremlin.

Asimismo, ambas partes darán importancia prioritaria a coordinar los esfuerzos para implementar los acuerdos alcanzados durante la visita de Putin a Libia, así como a activar el trabajo de la comisión interestatal de cooperación económica y comercial.

Según fuentes libias citadas por la prensa rusa, "está prevista la firma de un acuerdo sobre el uso de la energía nuclear con fines pacíficos", mientras representantes de la industria militar rusa señalan que Tripoli negocia importantes compras de armamentos.

Las fuentes libias citadas por el diario ruso "Vremia Novostéi" señalan que "está prevista la firma de un acuerdo sobre el uso de la energía nuclear con fines pacíficos".

Agregaron que la importancia de la cooperación militar entre ambos países está siendo exagerada por la prensa.

En abril, Rusia condonó la deuda libia de 4.600 millones de dólares con la URSS por compra de armas a cambio de la firma de nuevos contratos con Moscú.

Entre estos nuevos acuerdos figura uno por 2.200 millones de euros con el monopolio Ferrocarriles de Rusia para el tendido de una vía férrea en el país árabe y convenios con el gigante gasístico Gazprom.

El pasado día 20, el diario de negocios "Védomosti" informó de que el líder libio negociaría en Moscú compras de armas por un monto de más de 2.000 millones de dólares para modernizar el obsoleto armamento soviético del Ejército libio, suministrado por la URSS entre 1981 y 1985.

Por su parte, el periódico "Kommersant" escribió ayer que Gadafi "tiene intención de plantear la cuestión del emplazamiento de una base de apoyo de la Marina rusa en el puerto libio de Bengasi".

Recientemente, los buques de la Flota rusa del Norte que se dirigen al Caribe, con el crucero nuclear "Piotr Veliki" a la cabeza, para realizar ejercicios conjuntos con navíos venezolanos atracaron en el puerto de Trípoli, así como el buque patrulla "Neustrashimi", de la Flota rusa del mar Báltico.

Contar con bases navales en el mar Mediterráneo aumentaría el potencial operativo de la Marina rusa, señaló por su parte el almirante Iván Kapitanets, comandante en jefe adjunto de las marinas soviética y rusa entre 1988 y 1992.

Por otra parte, "Vremia Novostéi" recordó que Gadafi acostumbra a recibir a sus invitados en un "jaima" o tienda, a la manera de los habitantes del desierto.