Público
Público

Medvedev ordena revisar la política ecológica de Putin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente ruso, Dmitry Medvedev, ordenó el lunes una revisión de las leyes medioambientales, un tema en el que ha tomado una poco frecuente actitud de independencia respecto a su predecesor y mentor, el primer ministro Vladimir Putin.

Medvedev criticó el mes pasado al Gobierno de Putin por permitir que el medio ambiente se viera relegado al fondo de su agenda, y dijo que utilizaría el peso de su presidencia para intentar resolverlo, aunque no criticó a Putin por su nombre.

Las organizaciones no gubernamentales dicen que el medio ambiente en Rusia ha sufrido graves daños debido a la laxa regulación durante el 'boom' del petróleo, que coincidió con los ocho años de presidencia de Putin.

Medvedev ha ordenado al Gobierno que elabore el borrador de un nuevo plan a 20 años e introduzca clases obligatorias sobre medio ambiente en los colegios, según un comunicado del Kremlin.

Los estudios medioambientales obligatorios antes de nuevas construcciones, abandonados en 2007 en medio de un 'boom' de la construcción, deben retomarse, añadió el mandatario.

También se ha ordenado elaborar una encuesta de daños ecológicos y una lista de propuestas para aliviarlos, entre ellos en el río Amur, donde Rusia afirma que las fábricas chinas han vertido residuos tóxicos en los últimos años.

Las órdenes se emitieron después de una reunión gubernamental a puerta cerrada celebrada el mes pasado por el presidente, indicó el comunicado.

Un informe de Greenpeace publicado la semana pasada advertía de que la situación ecológica en Rusia se había deteriorado de forma drástica durante la expansión económica impulsada por el petróleo en la última década. El texto citó cifras del Ministerio del Interior para mostrar que el número de delitos medioambientales se había triplicado entre los años 2000 y 2009.

El director de campaña de Greenpeace Rusia, Ivan Blokov, dijo que las decisiones de Medvedev sobre el medio ambiente son bienvenidas, pero advirtió de que las regulaciones progresistas han sido ignoradas en el pasado.

"La doctrina medioambiental actual fue adoptada en 2002, y contenía afirmaciones muy razonables que nos gustaban", indicó Blokov. "Hasta donde yo sé, pocas de las provisiones se han cumplido hasta ahora".