Público
Público

Medvédev y Obama satisfechos con las negociaciones sobre el tratado de desarme nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y Estados Unidos, Barack Obama, se mostraron anoche satisfechos con la marcha de las negociaciones para la firma de un nuevo tratado de desarme nuclear durante una conversación telefónica, según informó hoy el Kremlin.

"Medvédev y Obama expresaron su satisfacción por que el trabajo de ambas delegaciones en Ginebra sea intensivo y directo, lo que permite hablar de progresos significativos durante las negociaciones", señala el comunicado del Kremlin, difundido por las agencias rusas.

Ambos dirigentes se comprometieron a encomendar a sus delegados de que no reduzcan el ritmo de trabajo con el fin de lograr un acuerdo definitivo sobre todos los aspectos del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), que expiró el 5 de diciembre pasado pero que fue prorrogado.

Según informaron esta semana fuentes rusas cercanas a las negociaciones, el nuevo tratado de desarme nuclear está prácticamente listo, por lo que los presidentes ruso y estadounidense podrían firmarlo próximamente en Copenhague.

El líder ruso asistirá el 17 y 18 de diciembre en Copenhague a la cumbre sobre el cambio climático y Obama tiene previsto llegar a la capital danesa el día 18.

Obama y Medvédev acordaron el pasado día 4 prorrogar la vigencia del START y expresaron su compromiso a suscribir "lo antes posible" un pacto que lo sustituya.

Según la prensa local, el último fleco por resolver radica en el deseo del Kremlin de terminar con las inspecciones estadounidenses de las empresas donde se fabrican los misiles intercontinentales Bulavá y Tópol.

Estos misiles balísticos son las armas más temibles del arsenal estratégico ruso y cruciales para que Rusia mantenga la paridad nuclear con EEUU.

Las autoridades rusas consideran que esas inspecciones son "unilaterales" y son un anacrónico reflejo de la desconfianza que existía entre ambas potencias durante la Guerra Fría (1947-1991).

Mientras, los inspectores rusos no pueden supervisar los misiles intercontinentales estadounidenses Minuteman y Glory Trip porque se encuentran almacenados en silos.

En una reunión en Moscú el pasado julio, Obama y Medvédev acordaron que el nuevo tratado, que tendría una vigencia de diez años, reduciría el número de cabezas nucleares de cada país a una cifra entre las 1.500 y las 1.675 en sus primeros siete años.

Sus vectores o proyectiles para su lanzamiento se reducirían también a un máximo de entre 500 y 1.000.

Actualmente, EEUU tiene 5.576 cabezas nucleares y 1.198 portadores, mientras Rusia dispone de 3.909 cargas atómicas y 814 vectores, según la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.