Público
Público

Medvédev y Raúl Castro confirman un mayor auge de las relaciones desde la caída de la URSS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, se reunió este jueves en La Habana con su colega cubano, general Raúl Castro, para confirmar un incremento de las relaciones bilaterales hasta un nivel sin precedente desde que Cuba era el principal aliado de la Unión Soviética en América.

La visita de Medvédev al país latinoamericano más crítico con Estados Unidos se produce en momentos en que las relaciones de Washington y Moscú están, por el contrario, en su menor nivel en muchos lustros.

Medios oficiales dijeron que Castro y Medvédev "coincidieron en la importancia de continuar acrecentando los vínculos mutuos en diferentes campos, particularmente en el económico (...) e intercambiaron criterios acerca de la situación internacional, en especial sobre la actual crisis económica mundial y sus consecuencias".

Castro "agradeció la ayuda brindada por Rusia ante el reciente paso de tres huracanes por la isla en apenas tres meses", mientras Medvédev "ratificó la disposición del pueblo, gobierno y empresarios de su país de incrementar la participación rusa en el desarrollo de la economía cubana", agrega el informe oficial.

El mandatario ruso llegó a La Habana desde Venezuela y fue recibido en el aeropuerto José Martí por uno de los seis vicepresidentes del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas, y los ministros de Exteriores, Felipe Pérez Roque, e Inversión Extranjera y Colaboración Económica, Rodrigo Malmierca.

En la agenda oficial no figuraba una entrevista de Medvédev con el convaleciente líder cubano, Fidel Castro, pero tampoco estaba anotada en otras ocasiones anteriores en las que visitaron la isla gobernantes extranjeros que finalmente se reunieron con el ex presidente.

El presidente ruso acaba en la capital cubana su primera gira latinoamericana, que lo llevó también a Perú, Brasil y Venezuela desde el viernes de la semana pasada.

Medvédev llegó a Cuba una semana después de haberlo hecho el presidente chino, Hu Jintao, que también efectuó una gira por América Latina y prometió ayuda a Cuba.

El general Castro y Medvédev visitaron la primera catedral ortodoxa rusa erigida en la isla, inaugurada recientemente en el casco antiguo de La Habana en una ceremonia a la que asistió el general Castro.

A primera hora de hoy el presidente ruso terminará su visita oficial a Cuba, de menos de 20 horas, con la colocación de una ofrenda floral en el mausoleo dedicado al "Soldado Internacionalista Soviético".

Según dijeron a Efe fuentes rusas, Mevdéved tiene intención de reposar en el balneario turístico de Varadero, a 200 kilómetros al este de La Habana, por unas horas o incluso días, lo cual dependerá del clima que haga, que no es muy tropical en esta época del año.

Es la cuarta visita oficial de un líder del Kremlin a Cuba, tras los viajes de Leonidas Breznev en 1974, Mijail Gorbachov en 1989 y Vladimir Putin en 2000.

Pero será la primera vez que un mandatario ruso negocie en la isla con alguien distinto a Fidel Castro, quien dejó la Presidencia el 24 de febrero pasado por razones de salud y que en tiempos de la Unión Soviética fue su principal aliado en América Latina.

El viceprimer ministro ruso, Igor Sechin, ha hecho entre julio y noviembre cuatro viajes a Cuba -incluido el actual con Medvédev-, para entrevistarse con Raúl Castro y encabezar la firma de acuerdos en numerosas áreas, y ha habido también numerosas visitas de ministros, militares y empresarios de ese país.

El pasado 8 de noviembre se suscribió un crédito ruso de 20 millones de dólares, como parte de diez acuerdos sobre las industrias del níquel y automotriz, el petróleo y el suministro de trigo a la isla.

Según medios oficiales cubanos, que califican de "excelentes" las relaciones bilaterales, se analizan nuevos proyectos de cooperación sobre transporte, energía, comunicaciones, educación, industria farmacéutica, biotecnología y turismo.

Diplomáticos rusos en La Habana dijeron a Efe que hay proyectos para que empresas petroleras de ese país participen en la perforación en aguas profundas cubanas del Golfo de México.