Publicado: 22.12.2013 15:57 |Actualizado: 22.12.2013 15:57

"Lo mejor es que en este barrio no puede tocarle a ricos"

La administración 226 del madrileño barrio de Carabanchel ha repartido 4 millones de euros. Los vecinos lo celebran, aunque ninguno de los presentes ha confesado ser uno de los agraciados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El premio Gordo ha sido repartido por la administración número 226 del barrio madrileño de Carabanchel. Los vecinos se han congregado para celebrarlo pero, a pesar de las caras de felicidad y los brindis con champán, ninguno ha confesado ser uno de los agraciados.

Un total de 4 millones de euros han sido repartidos entre los afortunados que habían comprado el décimo 62246. "Era un número nuevo, nunca lo habíamos vendido" dice Fernando Alonso García, lotero de la administración. "Era una serie de diez décimos que se vendieron por separado" explica.

Los diez afortunados han preferido permanecer en el anonimato. "Las cosas están muy mal y la gente prefiere no alardear", confiesa una vecina, que no se ha identificado. "Lo mejor es que en este barrio no puede tocarle a ricos" afirma Paqui, otra señora que no ha ganado pero igualmente lo ha festejado con sus vecinos. Jose, otro desafortunado, explica que compra "la Quiniela todas las semanas en este establecimiento", y sólo le ha tocado "el reintegro en otro número".

Ni siquiera la familia propietaria de la administración se ha beneficiado con el premio. "Vendíamos 250 números diferentes", afirma el lotero, Fernando Alonso García. "Es la primera vez que toca el Gordo de Navidad aquí, estamos muy contentos porque la gente del barrio han sido los afortunados" dice. "La suerte la ha traído el nacimiento del hijo del lotero" declara una de sus familiares.

Un amigo de uno de los agraciados se ha presentado en la administración para celebrarlo por él. "Está trabajando en un restaurante y no ha venido", explica. "Me he enterado yo antes, y hasta que no le he llamado no sabía que había sido premiado" añade. No ha dudado en fotografiarse y festejar orgulloso por su amigo.

Uno de los vecinos allí presentes ha confesado que tenía siete números diferentes comprados en esta administración. "No he revisado los décimos todavía" dice enigmático. Y añade que ha bajado "corriendo a celebrarlo" sin conocer todavía su suerte.

La calle Camino Viejo de Leganés en Carabanchel ha celebrado por todo lo alto el premio Gordo. Aunque todos los vecinos allí presentes se han quedado con la curiosidad de conocer la identidad de los afortunados que ahora tienen 400.000 euros más.