Público
Público

Para Mel Gibson, el cine debe aprender a ser más creativo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para Mel Gibson, que ha actuado y dirigido en grandes producciones de Hollywood, las historias pequeñas se han convertido en una necesidad para la supervivencia del cine, que debe aprender a prescindir en parte de las nuevas tecnologías digitales.

"Tenemos que aprender a ser más creativos y sin todas las ventajas de las que hemos disfrutado", afirmó el actor durante la rueda de prensa de presentación de la película "Al límite" en Madrid, donde vuelve a la actuación después de ocho años.

"La industria del cine ha cambiado rápidamente y para sobrevivir hay que encontrar películas que cuentan una buena historia, que cuenten cosas pequeñas", sostuvo. "No solamente me parece algo deseable, sino que se ha convertido en una necesidad".

Gibson regresa al cine de acción que le hizo famoso con títulos como "Arma Letal", "Mad Max" o "Rescate" y sintiéndose aún atlético para encarnar al duro policía de Boston Thomas Craven, que investiga la muerte de su hija.

Fue este guión basado en la serie de la BBC "Edge of Darkness", que disfrutó de un gran éxito en Reino Unido, lo que finalmente animó al actor a volver a ponerse delante de las cámaras, con una historia que dijo le recordaba a las tragedias de venganza del siglo XVII.

"Al límite", que se estrena en España el próximo 26 de febrero, se ha situado en el segundo puesto de la taquilla en su primer fin de semana en las salas de cine norteamericanas.

"He vuelto cuando creí que tenía que hacerlo. Es una buena historia, un 'thriller' interesante, así que decidí subirme de nuevo al caballo", afirmó Gibson, ganador del Oscar por "Braveheart", que dijo que su decisión de abandonar la actuación temporalmente se debió a que se sentía "anquilosado" y "sin ideas".

La miniserie de seis capítulos "Edge of Darkness" impactó en Reino Unido en 1985 en plena Guerra Fría y en momentos en que el país vivía bajo la amenaza nuclear soviética. Entonces recibió seis premios de la Academia Británica de Cine y Televisión (BAFTA) y está considerada como una de las mejores series en la historia de la televisión británica.

Según el productor Graham King, fue necesario actualizar un guión que estaba un tanto desfasado y adaptarlo al público de hoy.

"Queríamos que Mel volviera a escena y sólo pensamos en él", dijo King.

Gibson ha copado titulares en los últimos años por conducir borracho, por realizar unos comentarios antisemitas, una separación, nueva novia y nuevo hijo. Todo ello ha provocado que la vida personal de Gibson haya gozado más del interés de los medios de su comunicación que su carrera con cineasta.

El último trabajo de Gibson como actor fue en 2002 con "Señales". Posteriormente ha dirigido "La pasión de Cristo" y "Apocalypto", y en la actualidad se encuentra inmerso en la preparación de una película basada en las sagas épicas de los vikingos, para lo cual está recordando el nórdico antiguo que estudió en su adolescencia.

Tras probar en los dos bandos, Gibson no duda con cuál se queda.

"Dirigir me llena mucho más. Lleva más tiempo, hay que trabajar más, es un respiro, tienes que hacer un poco de todo", aseguró.