Público
Público

Las melodías de doble filo de Cornershop

El grupo que se hizo famoso con la canción Brimful of Asha actuará en el Actual de Logroño tras siete años de silencio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es probable que lo único que recuerden de Cornershop sea la pegadiza melodía de Brimful of Asha, el tema que les hizo famosos en medio planeta gracias a una remezcla de Fatboy Slim. Aquello ocurrió en 1997, pero si hacen memoria, también recordarán que su cantante, Tjinder Singh, es un británico de origen asiático y que una peculiaridad de sus canciones era el uso del sitar, típico instrumento hindú.

Después del éxito, publicaron dos discos más con escasa repercusión (al menos en España) y desaparecieron. En 2009, siete años después de su último álbum, han regresado con Judy sucks a lemon for breakfast, el disco que presentarán el próximo 6 de enero en el marco del Actual de Logroño, el primer festival del año.

El primer motivo del silencio de siete años es, como no podía ser de otra forma, el personal. 'Trabajamos muy duro durante diez años y yo necesitaba un descanso antes de que matara a alguien. (risas) Además, todos los miembros del grupo tuvimos hijos, así que necesitábamos un poco de tiempo para nuestras vidas familiares', responde Tjinder Singh desde la Bretaña francesa, donde ha pasado las vacaciones de Navidad.

El segundo motivo alude a algo bastante más curioso, y es que los chicos de Cornershop se sintieron desplazados por la oleada de nuevas bandas que aparecieron en esta década en Reino Unido. 'No había música que nos gustara a principios de esta década. Hubo un cambio muy grande respecto a lo que se hacía en los noventa, y está bien que las cosas cambien, pero yo sentía que no encajábamos en ese cambio', sostiene el cantante de Cornershop.

Contra Franz Ferdinand

Singh carga sin contemplaciones contra The xx, el grupo revelación este año en Reino Unido (mejor álbum de 2009 para The Guardian): 'Que un disco como el de The xx logre tanta atención y tantas alabanzas es un signo de que la música actual sigue estancada. Ese grupo está muy hinchado'. Tampoco parecen convecerle otros reyes musicales de la década, como por ejemplo Franz Ferdinand: 'Tampoco me interesan. Políticamente no tienen nada en la cabeza. Y no tienen por qué hablar de política en las canciones, pero personalmente a mí me gusta más cuando una canción es algo más que un sonido y una melodía', dice Singh.

Y de eso va su nuevo disco, de política ('en Shut Southall Down hablamos de los disturbios raciales de 1979 en Inglaterra, que están de actualidad porque se ha reabierto uno de los casos'), y por ahí irán los tiros en el concierto de Logroño del próximo 6 de enero. 'No somos un grupo que toca para que el público solamente cante y baile. Estamos muy concentrados en la música para tocar lo mejor posible y que la audiencia se lleve un mensaje', concluye el líder de Cornershop.