Público
Público

La memoria en una fosa

La Seminci proyecta un documental sobre las excavaciones de las fosas de la Posguerra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A José Luis Peñafuerte sus padres no le hablaban de lo que habían dejado atrás. El miedo los persiguió en su camino de exilio de España a Bélgica. 'Eso dice mucho de cómo se construyó el mal, cómo se consiguió que todo un pueblo callara'.

Con Los caminos de la memoria Peñafuerte sí habla. Y no sólo eso, sino que pone a dialogar a la sociedad española en torno a una herida que sigue abierta pasadas tres décadas de la llegada de la democracia. 'La sociedad española ha madurado', opina este hijo de exiliados, 'por eso desde fuera sorprende la resistencia y el ocultamiento que algunos están tratando de perpetuar', admitió ayer desde la Seminci de Valladolid.

Allí presentó un documental que 'quiere contribuir a este proceso largo de recuperación de la memoria que la sociedad precisa'. Creía que ya lo había dicho todo, que con Niños, el documental sobre los niños de la guerra que realizó en 2001, había sido suficiente.

Los caminos de la memoria es, para el director, 'el testigo de cómo una sociedad intenta recuperar verdades históricas y restablecer la justicia'

Pero por entonces alguien empezaba a abrir zanjas y a buscar la verdad enterrada en la tierra. 'Por aquella época supe del trabajo de gente como Emilio Silva al frente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Me di cuenta de que había una nueva generación, la de los nietos de la Guerra Civil, que estaba no sólo intentando recuperar a los suyos sino también la libertad de expresión', e insiste: 'Vi que el miedo se estaba perdiendo'.

Por eso Los caminos de la memoria es, para el director, 'el testigo de cómo una sociedad intenta recuperar verdades históricas y restablecer la justicia', más allá de filiaciones políticas. Porque Peñafuerte sabe que habrá quien vaya corriendo a colgarle la etiqueta de turno, sobre todo cuando el próximo enero presente el documental en Bruselas coincidiendo con el arranque de la presidencia española de la Unión Europea. 'Este es un tema que va más allá de España, se trata de derechos humanos', pero matiza: 'Hace seis años esta película no se hubiera podido hacer'.

Jorge Semprún, Marcos Ana o Eugenio Silva acompañan al cineasta en un viaje que apenas está empezando. 'Me interesaba que estuvieran en la película, sus voces no tratan de ocultar el bosque, sino que hablan por todos'.

A lo largo de dos años Peñafuerte ha rodado con paciencia, dejando que la cámara capturase el paso del tiempo. 'Hemos estado en una excavación en el Monte Andaya (Burgos) desde el primer día hasta el momento en que descubrieron 80 cuerpos', explica.

También filmó la cárcel de Carabanchel antes y después del derribo. 'Quisimos rodar a lo largo del tiempo para poder capturar lo que está pasando en la sociedad española'. El inicio de un viaje para desenterrar la memoria de los 130.000 desaparecidos de la Posguerra franquista. 'Sin miedo', concluye.