Público
Público

Méndez dice que como con los ayuntamientos, el Gobierno tendrá que rectificar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, afirmó hoy que la "rectificación" del Gobierno para que los ayuntamientos puedan endeudarse no será la única, ya que después de la huelga general del 29 de septiembre, tendrá que rectificar "sus despropósitos muy peligrosos y muy negativos" de la reforma laboral. También antes de intervenir en un multitudinario acto en la Plaza de Toros de Vistalegre de Madrid ante los delegados de UGT y CCOO con motivo de la huelga general, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo se manifestó en el mismo sentido y señaló que "parece que lo era bueno hace unos días ya no lo es en estos momentos", y mostró su confianza en que después de la huelga general salga un cambio de las políticas del Gobierno.

Toxo señaló que el acto de hoy pretende dar el impulso definitivo al camino hacia la huelga general, cuyo desencadenante ha sido la reforma laboral, "primero con el real decreto y hoy con la loca carrera precipitada para su convalidación".

Además, añadió que por mucho que se "enmiende la plana" al Senado, la reforma laboral no pierde "la carga agresiva y lesiva a los derechos laborales, la mayor en la historia de la democracia española".

Asimismo, insistió en que la reforma facilita el despido, dificulta la contratación estable e impulsa la contratación temporal y subrayó que no aceptará, "en la medida que los trabajadores nos acompañen", el retraso obligatorio de la edad de jubilación a los 67 años.

Toxo indicó que la renuncia del Gobierno a impulsar la actividad económica y a retirar precipitadamente los estímulos fiscales es "un canto a la resignación" y añadió que él no quiere "un país apático, de resignados, sino que apueste por su futuro".

Por su parte, Méndez abogó por defender lo que necesitan los trabajadores, "para labrar el futuro y que el presente sea un compromiso solidario con la crisis".

La aprobación definitiva hoy de la reforma laboral, supone, a su juicio, un paso hacia atrás en materia de derechos sociales y laborales, en la calidad del empleo y permite que se incentive la precariedad laboral.

Asimismo, resaltó que la reforma no será un revulsivo para luchar contra el paro, que facilita el despido y debilita la tutela judicial, "lo que hará que España siga siendo en el futuro la de mayor nivel de paro en Europa".