Publicado: 25.09.2014 18:36 |Actualizado: 25.09.2014 18:36

Mendez dice que el Gobierno usa a los funcionarios de "rehenes" para imponer la moderación salarial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno volverá a congelar los sueldos de los empleados públicos en los Presupuestos del año 2015, según han  han señalado representantes de los principales sindicatos de la Función Pública (CSI-F, UGT y CCOO) a los medios tras reunirse este jueves con representantes del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para conocer cómo les afectarán los Presupuestos del año que viene.

Este escenario supone que los salarios de los empleados públicos permanecerán congelados por quinto año consecutivo y será el sexto ejercicio en el que no crecen, ya que a las congelaciones del periodo 2011-2015 habría que sumar el recorte salarial de entre el 5% y el 7% que aplicó el Gobierno socialista en 2010 y la supresión de la paga extra de Navidad decidida por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2012.

Los representantes sindicales han asegurado que no descartan "nada" en cuanto a posibles movilizaciones y paros ante una nueva congelación salarial que se une a la aplicada en los cuatro años anteriores, y han advertido al Gobierno de la masa de votos que suponen los funcionarios de cara a próximas citas electorales.

A este respecto, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha considerado que el Gobierno está utilizando de "rehenes" a los dos millones de familias de empleados públicos para intentar imponer un criterio de moderación salarial. En declaraciones a los medios antes de intervenir en el XVI plenario de la Cumbre Social, Méndez ha recordado que en el encuentro celebrado a finales de julio las organizaciones sindicales, empresariales y el Gobierno alcanzaron un compromiso de diálogo sobre los salarios de los empleados públicos. Por su parte, líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha subrayado que los trabajadores de la Función Pública están en su derecho "para ejercer la autodefensa".

En la reunión con los sindicatos,  Hacienda también les ha confirmado su intención de devolver a los empleados públicos el 25% de la paga extra de Navidad del 2012 , algo que los representantes sindicales consideran un "eufemismo", pues no es sino el resultado de los 44 días de devengo que los tribunales están obligando a devolver en multitud de administraciones. En palabras de Toxo, el Gobierno hace "trampas en el solitario" al anunciar que devolverá a los funcionarios de la Administración General del Estado una cuarta parte de la paga extraordinaria que no les abonó en 2012.

La cuarta parte de la paga que se va a devolver equivale a los 44 días devengados antes de que entrara en vigor el decreto ley que suprimió dicha retribución extraordinaria y que varios tribunales han considerado que tienen que ser devueltos. Tanto el Supremo como la Audiencia Nacional han planteado cuestiones de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional sobre este asunto porque consideran que se pudo vulnerar el principio de irretroactividad de las leyes. En el sector público, la paga extra de junio se corresponde con el periodo trabajado desde el 1 de diciembre anterior hasta el 31 de mayo, en tanto que la de diciembre se devenga entre el 1 de junio y el 30 de noviembre. Por tanto, el decreto ley que suprimió la paga extra de diciembre y que entró en vigor el 15 de julio afectó a la parte devengada entre el 1 de junio y el 14 de julio, fecha hasta la que los empleados públicos mantenían el derecho a percibir las dos pagas extra en 2012.

Igualmente, Hacienda ha comunicado a los sindicatos de la Función Pública que también seguirá congelada en 2015 la tasa de reposición de empleo público, que de manera general se mantendrá a cero, aunque se establece una excepción del 20% (hasta ahora era del 10%) para los que se consideran servicios públicos esenciales, entre los que se encuentran la Sanidad, la Educación y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.