Público
Público

Méndez pide al PSOE y al PP un "compromiso" para trabajar juntos contra la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha pedido hoy al PSOE y el PP que alcancen un "compromiso incluyente" para el resto de los partidos con el objetivo de, a pesar de las discrepancias, "trabajar al unísono" a favor de la recuperación de la economía y del empleo en España.

Méndez ha agregado en rueda de prensa, antes de inaugurar la Asamblea anual de representantes sindicales de Aragón, que al igual que la patronal y los sindicatos han "desbloqueado" el barco del diálogo social, los partidos deberían "desbloquear" el de los compromisos políticos, que está "varado en el hielo".

En este sentido, ha pedido un "esfuerzo" en el ámbito de la política para superar las diferencias y alcanzar un compromiso para que los partidos políticos con representación parlamentaria trabajen al "unísono", a pesar de las discrepancias que legítimamente se expresan a diario entre el Gobierno y la oposición.

"Debe ser un compromiso de todos y, fundamentalmente, deberían de liderarlo el partido del Gobierno y el principal partido de la oposición", que sería un "compromiso incluyente" para el resto de las formaciones, ha dicho antes de la asamblea que reúne a más de 2.000 delegados aragoneses del sindicato .

Ha explicado que el PSOE y el PP son gobierno y oposición según en qué Comunidad Autónoma, por lo tanto ambos tienen responsabilidad de carácter institucional y con muchas competencias, como en política de empleo o de formación, por lo que a su juicio "sería lógico que si no se puede alcanzar un acuerdo en términos de partido se alcanzara en términos institucionales".

Méndez ha agregado que dos dirigentes políticos han empezado a hacer propuestas en relación con los cambios que había que hacer en España en el marco de la contratación laboral, a modo de "recados" hacia los sindicatos y las patronales, que "estamos intentando cumplir con nuestra obligación".

Y que, "a pesar de los intereses contrapuestos que representamos, hemos demostrado que podemos llegar a acuerdos" en un tema muy complicado como es la negociación colectiva, ha subrayado, al tiempo que ha dicho que cree que la opinión pública española está esperando un compromiso político de esa naturaleza.

Ha considerado que con el acuerdo para el empleo y la negociación colectiva suscrito por patronal y sindicatos, se envía un mensaje "potente de confianza y de equidad" en una situación de "profunda" crisis económica, y se inicia un proceso que sería comparable a la labor de un "buque rompehielos".

Una "singladura" para avanzar en los cambios laborales que sirvan para proteger más y mejor el empleo, para aumentar las posibilidades de los jóvenes de encontrar trabajo y para buscar fórmulas mediante la reducción de la jornada laboral para que las empresas afronten la crisis económica y no recurran a los despidos, ha explicado.

Méndez ha señalado que la negociación tripartita para abordar cambios laborales, que "no pueden ir en ningún caso hacia el recorte de los derechos" de los trabajadores, y sí ayudar a la recuperación económica y a evitar la destrucción de empleo.

No obstante, ha añadido, la recuperación económica y el empleo tienen que venir de la mano del crecimiento económico, y ha apelado a la necesidad "urgente" de facilitar créditos a las empresas y a las familias, que tienen a corto plazo "mucho más peso" que la negociación laboral.

En esta Asamblea, que se celebra con el lema "El modelo productivo, la reforma que necesitamos", UGT abrió hoy en Zaragoza la campaña de movilizaciones que este sindicato, junto con CCOO, va a realizar en España para explicar el rechazo a las propuestas sobre la reforma de las pensiones.

Al respecto, Méndez ha reiterado que UGT rechaza de forma "rotunda" la propuesta de reforma de pensiones que "de manera injustificada e innecesaria" ha presentado el Gobierno a la Subcomisión del Pacto de Toledo.

Una propuesta que ha generado "incertidumbre" y "rechazo" y con la que el Gobierno "se ha contradicho", ya que antes decía que el sistema público de pensiones gozaba de buena salud, y que era sólido y solvente, lo que es cierto, ha destacado Méndez.