Público
Público

Méndez: "Siempre se pone el enfoque en los más débiles"

El secretario general de UGT considera una decepción la ruptura de las negociaciones. Rosell, presidente de la CEOE, habla de "fracaso"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decepción entre sindicatos y empresarios tras la ruptura de las conversaciones sobre la negociación colectiva. Así lo han reconocido tanto el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, como el presidente de la patronal, Juan Rosell, que han hablado de 'decepción' y 'fracaso' respectivamente. 

Para el líder de UGT 'siempre se pone el enfoque en los más débiles, que son los que padecen' mientras que Rosell considera que 'los sindicatos pretendían entrar ahí donde no están'.

Méndez ha lamentado en una entrevista en Punto Radio que las expectativas ciudadanas se hayan frustrado con la ruptura de las negociaciones y ha reconocido que supone una decepción para la gente. Además, ha pedido que no se intente 'confundir al personal' lanzando mensajes que no se corresponden con la realidad pese a la decepción. 

Después de acusar a los sindicatos de querer tener mayor presencia activa en la pequeña empresa, Rosell, que también ha sido entrevistado en Punto Radio, considera que la gran perjudicada de la falta de acuerdo es la economía española y ha justificado la falta de 'ganas y valentía' de los empresarios para contratar por los 43 modelos de contratación que hay en España.

Rosell critica la falta de flexibilidad del mercado laboral

Para el presidente de la CEOE, los empresarios saben 'muy poco de política' y sí de los problemas de las empresas, de proveedores, de materias primas y de legislación.  

Después, en otra entrevista para la Cadena SER, Rosell ha pedido al Ejecutivo que apueste 'decididamente' por la flexibilidad en materia laboral. 'En España la economía en su conjunto, y especialmente en el ámbito laboral, es muy inflexible y hemos de dotarle de mayores grados de flexibilidad. Con todos los controles y evaluaciones del mundo que queramos, pero de mayor flexibilidad'. 

El dirigente de la patronal ha negado que realizaran cambios de última hora en las condiciones del acuerdo. 'De cambio ninguno. Nosotros llevamos cuatro meses negociando la línea de argumentación de nuestras prioridades, hemos hecho múltiples documentos. Ayer mismo hicimos un último documento para intentar resolver algún que otro tema técnico en el cual estábamos encallados', ha asegurado.

'El 22 de mayo no influyó en la ruptura'

Rosell ha asegurado que uno de los puntos de desacuerdo eran las comisiones paritarias que querían los sindicatos. 'Creemos que en el día a día de las empresas, cuando un empresario tiene que tomar decisiones, y especialmente en las empresas pequeñas, las tiene que tomar sin demasiadas consultas, no puede empezar a explicar a todo el mundo qué es lo que está pasando', ha señalado.

Por otro lado, el presidente de CEOE ha negado que el resultado electoral del día 22 de mayo haya influido en la ruptura de las negociaciones, aunque sí ha reconocido haber recibido presiones 'de todo tipo y manera' por las 220 organizaciones que componen la CEOE, mostrándose comprensivo ante ello.   

Mientras tanto, el Ejecutivo estudiará este viernes durante el Consejo de Ministros un primer informe sobre la negociación colectiva elaborado por el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, aunque la reforma no se aprobará hasta el Consejo del próximo 10 de junio.

Según ha adelantado en varias ocasiones el propio ministro de Trabajo, el Ejecutivo partirá desde los puntos de encuentro constatados entre las partes y ha dejado claro que tratará de buscar un 'equilibrio' entre flexibilidad interna en las empresas y la protección de los derechos de los trabajadores. Así, el Gobierno apuesta por acudir a mecanismos de arbitraje en caso de conflicto y ha avanzado que la nueva normativa no contemplará el decaimiento de los convenios colectivos cuando no haya acuerdo para su renovación.