Público
Público

Méndez tacha al director del FMI de fariseo por imponer políticas y luego lamentar sus efectos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, acusó hoy al director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, de ser un "fariseo" por imponer políticas y luego lamentarse de sus efectos.

En un acto de apoyo sindical a la huelga general por parte de empresas del sector agroalimentario en la sede del Consejo Económico y Social (CES), Méndez indicó que esas políticas erróneas han sido impuestas por el FMI, el BCE y la inmensa mayoría de gobiernos de derechas del ECOFIN "con la aceptación sumisa de otros gobiernos como los de España".

Méndez criticó, entre otras, las declaraciones de Strauss-Kahn en las que decía que si no se adoptan las políticas adecuadas "para hacer frente a esta tragedia (el paro juvenil), el coste económico y social será tremendo porque estamos hablando de una generación perdida".

El secretario general de UGT mostró su disconformidad por estas palabras y por el hecho de que las haga "a modo de lamento".

A este respecto, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, que también intervino en el acto, destacó que la Conferencia sobre Empleo que se celebra en Oslo convertirá a la capital noruega en la capital del desempleo, y no en la del trabajo.

Toxo mostró su perplejidad por las declaraciones de Strauss-Kahn, "una persona con mucha proyección y que fue el que animó a tomar las medidas de ajuste".

Asimismo, abogó por que entre las conclusiones de la cumbre de Oslo salgan políticas para acabar con lo que es una amenaza para la sociedad, "una tasa endémica de paro por encima del 20% durante un largo periodo de tiempo".

En cuanto a la reforma laboral, Toxo incidió en que no va a ayudar a reducir la tasa de desempleo porque no hay ninguna ley que genere empleo, "algo que sólo se puede hacer si crece la economía, es decir, con una combinación de inversión pública y privada que está bajo mínimos".

A su juicio, la reforma es un canto a la resignación, una apuesta por buscar un atajo al empleo, deteriorando su calidad, la contratación, la negociación colectiva y fomentando el despido, y añadió que supone una renuncia abierta a la necesaria transformación del modelo económico español.

Toxo también criticó, sobre la reforma de la Seguridad Social, que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, envíe mensajes de que puede que los acuerdos sean en sede política, "un grave error que ya han cometido con la reforma laboral y lo pueden hacer con la protección social.

Al final de su intervención, Toxo pidió a los asistentes un acto de responsabilidad para que la huelga general sea un éxito.

En este sentido, Méndez afirmó que la huelga es un combate desigual porque "a pesar de que el mensaje va calando y de que crece la indignación en los trabajadores, hay que luchar contra la desinformación".

El secretario general de UGT insistió en que la reforma laboral abrirá un agujero más ancho y más profundo en el empleo precario, sobre todo, entre los jóvenes.

Además, subrayó que la reforma también afectará a los que tienen firmado un contrato con una indemnización de 45 días por año trabajado, colectivo del que dijo que "es el oscuro objeto del deseo", para suplir a trabajadores en edad madura por otros en peores condiciones y peores salarios.