Público
Público

Méndez y Toxo quieren seguir negociando la reforma laboral pese a los plazos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, mantienen la voluntad de seguir negociando con la patronal la reforma laboral, pese al plazo dado por el Gobierno y que concluye este lunes, al tiempo que ven conveniente abrir una Mesa tripartita para hablar de mutuas o absentismo.

En sendas entrevistas publicadas hoy por el periódico Público, los dos dirigentes sindicales insisten en que los asuntos relativos a la contratación, despidos y salarios son "bilaterales" y sólo deben ser negociados por los agentes sociales.

Aunque las posiciones con la patronal están "muy alejadas" en este terreno, "no es imposible el acuerdo", afirma Toxo, tras criticar que un sector de la patronal quiera "dinamitarlo" para que sea el Ejecutivo el que legisle.

"Nosotros no hemos cerrado las negociaciones, creo que todavía hay espacio y materias para poder acordar", ha señalado.

Méndez, por su parte, también ha reprochado que una parte de la CEOE prefiera no alcanzar pactos en materias de contratación y despidos porque "piense que el Gobierno siempre puede ir más allá".

El dirigente de UGT asegura que no se ha sentido ni presionado ni afectado por el plazo marcado por el presidente del Gobierno para presentar una reforma laboral y que finaliza precisamente mañana.

"Los márgenes para la negociación dependen de la voluntad. La nuestra es de negociar lo que se ponga encima de la mesa", ha aseverado.

Asimismo, ambos responsables sindicales ven conveniente que el Gobierno abra formalmente una Mesa de negociación tripartita para tratar otros asuntos como el del empleo juvenil, el de las mutuas o el absentismo.

Toxo y Méndez tampoco ven mal acordar medidas temporales que no supongan una modificación estructural del marco laboral, pero que permitan animar las contrataciones.

En este sentido, Méndez insiste en fomentar la contratación a tiempo parcial o moderar los salarios siempre que exista un compromiso de los empresarios de reinversión de sus beneficios en el empleo.

Toxo también alude al compromiso del Gobierno para moderar los precios regulados como la luz o el gas.

Por otra parte, los dos dirigentes han criticado el ajuste de 40.000 millones de euros para reducir el déficit, ya que conllevará un "quebranto social", según Toxo, y movilizaciones en el sector público -avanza Méndez- ante los recortes de empleo en las administraciones.

El secretario general de CCOO cree que el Gobierno debería pedir en Bruselas que se relajen los tiempos y los criterios marcados en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE para conseguir los objetivos de déficit.