Público
Público

Menéndez dice que los militares evitaron que Argentina sufriera como Colombia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex general argentino Luciano Menéndez, que es juzgado por crímenes de lesa humanidad, dijo hoy que su país sufriría "como Colombia" si las Fuerzas Armadas no hubieran "derrotado" a la guerrilla en la década de los años 70.

Quien fuera jefe del Tercer Cuerpo del Ejército habló ante los jueces del Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba, que dentro de unas horas dictarán sentencia contra él y otros 29 acusados, entre ellos el ex dictador Jorge Videla, por el fusilamiento de 31 presos políticos en esa provincia del centro del país.

"¡Miren a Colombia. Miren lo que habría pasado si no hubiésemos actuado contra la guerrilla!", destacó Menéndez, de 83 años, quien acumula cuatro condenas a prisión perpetua por violaciones de los derechos humanos cometidas durante la dictadura (1976-1983).

Al ensayar una nueva justificación del accionar del régimen militar, señaló que los "enemigos" de las Fuerzas Armadas fueron "los terroristas marxistas que por orden de la Unión Soviética y su sucursal americana, Cuba, querían someter al país a su sistema".

"Nunca perseguimos a alguien por sus ideas", afirmó antes de considerar que las "fuerzas subversivas ensangrentaron el país, secuestraron a 1.750 personas y perpetraron 300 atentados en toda Argentina".

"Las Fuerzas Armadas ahorraron sufrimiento a la Patria, y nosotros estamos siendo juzgados por supuestos crímenes. Tenemos el mérito de ser el primer país que juzga a los soldados victoriosos", reiteró Menéndez.

Tras indicar que en la década de los 70 "nadie discutía a los militares", señaló que "los ex guerrilleros, hoy funcionarios, no se sacaron aún la piel de cordero".

"Espero que los guerrilleros del 70 no logren afianzar su poder. Venimos soportando siete años de autoritarismo. La democracia dignifica al ciudadano, pero necesita ciudadanos dignos. Espero que volvamos a inaugurar una nueva etapa democrática", apuntó.

Este martes, al pronunciar sus últimas palabras antes de la sentencia, Videla insistió en que los militares libraron "una guerra justa" contra el terrorismo.

Argentina vivió "una guerra no clásica, irregular, yo diría que su signo distintivo fue la imprecisión" porque no se puede determinar "cuándo empezó", aseguró.

Videla, de 85 años, reclamó además "el honor de la victoria" ante la guerrilla y remarcó que asume "todas sus responsabilidades" como jefe del Estado, cargo que ejerció de 1976 a 1980.

La Fiscalía y la acusación particular han reclamado prisión perpetua para todos los acusados por los delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidio agravado de 31 presos políticos alojados en una cárcel cordobesa en 1976.