Público
Público

La menor agredida, en shock

La Fiscalía de Menores investigará la paliza a una chica ecuatoriana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

“María José. Puta. Enana. Guarra. Cerda”, ha escrito alguien con letras blancas en un banco viejo de la localidad de Colmenarejo (Madrid, 8.500 vecinos). La pintada está hecha a escasos metros del parque donde fue agredida María José, la menor ecuatoriana que el pasado 23 de julio recibió una brutal paliza por parte de otra menor española que, a su vez, era jaleada por su grupo de amigas.  

La paliza fue grabada con un teléfono móvil y difundida entre muchos vecinos del pueblo. Las imágenes terminaron circulando por Internet y en televisión.  El suceso ha trascendido incluso a medios informativos de Ecuador. “¡Písale la cabeza!”, arengan  a la agresora, de nombre Belén, las chicas que observan la paliza. Todas las implicadas tienen entre 14 y 16 años.

Visita del embajador

El embajador ecuatoriano en España, Nicolás Isso Obando, se acercó ayer a las dos de la tarde al domicilio de la menor, que vive con su madre y sus tres hermanas en un primer piso en Colmenarejo. El diplomático permaneció dentro alrededor de una hora y a la salida declaró que la embajada de Ecuador ha puesto a disposición de la familia todos sus servicios legales para que emprendan las acciones oportunas. No quiso hablar de agresión racista, al igual que la alcaldesa del municipio, María Isabel Peces-Barba. “La niña y la familia están muy deprimidas y afectadas”, señaló el embajador, que agregó que la víctima tiene aún secuelas físicas en la cara y en la cabeza. Isso Obando también exigió a las autoridades españolas una investigación “rigurosa” para aclarar las responsabilidades derivadas del suceso.

Sobre lo que pasó el día 23, de momento sólo ha trascendido la versión de Marcela, una hermana de la víctima. Esta explicó al portavoz de la asociación hispano-ecuatoriana Rumiñahui, Raúl Jiménez, que las agresoras habían golpeado a una chica del mismo centro educativo días antes, y su hermana María José había salido a defenderla.

El día 23, según la versión de la hermana, la víctima fue conducida al lugar del suceso “con engaños”. Las chicas españolas cometieron la agresión y amenazaron a la víctima si denunciaba los hechos. “Ni tienen miedo ni se van a ir del pueblo”, aseguró una amiga de la familia.
La Fiscalía de Menores de la Comunidad de Madrid se hará cargo del caso.

De momento, está a la espera de que la Guardia Civil, que está ultimando las identificaciones de las menores, le haga llegar el atestado. Entonces, la Fiscalía abrirá una investigación, de la cual no revelará ningún dato al tratarse de menores de edad.

Además, el Defensor del Pueblo pidió ayer al fiscal general del Estado información sobre la agresión, así como del resultado de la tramitación del expediente que incoe la Fiscalía del Menor.La Agencia Española de Protección de Datos también ha abierto una investigación por la grabación y difusión de la paliza.

Por la zona donde ocurrió el suceso, deambulaban ayer dos chiquillos de 16 años, uno en bici y otro en motocicleta. “Belén [la supuesta agresora] se mete con todo el mundo. También pegó a Nieves, mi vecina”, aseguraba uno de los chicos. Y, efectivamente, en el mismo banco donde está la pintada amenazante contra María José hay otra que dice: “Nieves, perra”.  Los adolescentes añadieron que el grupo de agresoras tienen pinta de “malotas”. “Fuman y todo”, sentenció uno.

Lo ocurrido también ha movilizado a las asociaciones latinoamericanas que hay en España. El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (FENADEE), Santiago Morales, reclamó ayer una normativa que impida la difusión, a través de teléfonos móviles o de Internet, de imágenes como las que fueron grabadas en Colmenarejo.