Público
Público

La menor subida de las pensiones de los últimos quince años

Las cotizaciones sociales, "infladas" en más de 5.000 millones de euros obligarán a más recortes, nuevas retiradas del Fondo de Reserva y más déficit

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El número de pensionistas cada vez crece más deprisa, pero el gasto en pensiones disminuye como nunca. Del año 2000 en adelante los mejores años las pensiones subieron de un 6% a un 8%, e incluso los años peores se mantuvieron en torno al 4%, pero en 2014, con un incremento muy considerable del número de pensionistas, el gasto crecerá el 3,26%, debido sobre todo a la escuálida revalorización del 0,25%, que supondrá algunos céntimos al mes para uno de cada tres pensionistas. Y estas cifras no son producto de la imaginación calenturienta del firmante, sino que se encuentran en la página 144 del Informe Económico-Financiero del Proyecto de Presupuestos de la Seguridad Social, según se explica en el cuadro siguiente.

                                     Tasa de variación interanual

Esto es posible porque incluso el año de la congelación las pensiones mínimas, las no contributivas y algunas de orfandad y discapacitados subieron la inflación real, con lo que el 40% de los pensionistas con rentas más bajas tuvo subidas que mantuvieron su poder adquisitivo.

El proyecto de Presupuestos aclara también cuales son las finalidades de la reforma que proyecta el Gobierno. Las transferencias del Estado a la Seguridad Social, que en 2013 han sido de 15.098 millones de euros, pasando a 13.040, con una caída del 16,4% y una pérdida de 2.500 millones. El cese en la cotización de cuidadores familiares, de desempleados con cargas familiares y de otros colectivos necesitados permitirá al Estado recortar estos 2.500 millones, que pagarán los pensionistas con menores subidas. Estas medidas traerán aparejados incrementos de la desigualdad social superiores a los producidos en los últimos quince años. La excusa de la crisis sirve perfectamente para disminuir el gasto social.

Los recortes son solo una cara de la política gubernamental. La 'recuperación' económica no se ve por ninguna parte en la Seguridad Social, cuyos ingresos por cotizaciones bajan de los 105.863,2 millones de euros presupuestados este año a 102.840. Pero además estas cantidades son tan falsas como las promesas de los dirigentes del PP. Si proyectamos las cifras de cotizaciones ingresadas hasta el momento nos encontramos con que este año la recaudación probable es de 97.532 millones de euros, con lo que el año que viene los ingresos por cotizaciones se moverán en el entorno de los 95.800. ¿Qué pasará con los siete mil millones que faltan? O saldrán de lo ahorrado desde 2004 a 2011 en el Fondo de Reserva, o serán la explicación de nuevos recortes.

En conclusión: la reforma va a aplicarse en los Presupuestos, y el proyecto de ley que la debate no va pues a acordarse con nadie. La finalidad de la reforma es enmascarar la disminución de aportaciones del Estado, la pérdida de cotizaciones y las falsedades del Gobierno del PP, que lleva tres años inflando los ingresos para disimular su incompetencia. Eso sí, se gastarán todo el Fondo de Reserva ahorrado por el Gobierno anterior y le echarán la culpa.