Público
Público

Los menores acusados de violación en Campos podrían pasar de 8 a 10 años en régimen cerrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los tres menores de 17 años detenidos ayer como presuntos autores de un delito de abusos sexuales a una niña de 13 años en Campos podrían pasar entre ocho y diez años de internamiento en régimen cerrado si se confirma que hubo violación, según ha explicado hoy a Efe el fiscal de menores José Díaz.

A esta medida -sólo se habla de penas cuando son mayores de edad- se le sumaría también, posteriormente, un período de libertad vigilada añadido cuya duración se marca en función de la edad de los acusados.

Esta condena, según ha puntualizado el fiscal, correspondería a lo que se considera una agresión sexual severa -como los homicidios y los asesinatos- y una vez que los acusados cumplan 18 años, podrían ser enviados por el juez a cumplir la medida a un centro penitenciario, pero esto no es obligatorio, sino potestativo.

Para ello, se necesita un informe de la Fiscalía y del equipo técnico y la decisión la toma, de acuerdo con dicho documento, el juzgado que haya llevado el caso.

No obstante, en la última modificación de la legislación reguladora del Menor -Ley 8/2006- se establece la obligación de que los autores de determinados delitos, como el de violación, una vez que hayan cumplido los 21 años terminen la condena de internamiento en régimen cerrado en una prisión.

En este sentido, Díaz ha resaltado que sí existen mecanismos "más que suficientes" para hacer frente a los hechos delictivos que cometan personas menores de edad y ha remarcado que "es muy conveniente" hacer una distinción entre las condenas a menores y a mayores porque "no se puede olvidar que son niños", ha matizado.

Los tres acusados han pasado a las 09.00 horas de hoy a disposición de la Fiscalía de Menores de Palma, donde prestarán declaración, según han informado a Efe fuentes oficiales.

En esta comparecencia se les informará de su actual situación, de sus derechos y se determinará si es necesario tomar alguna medida cautelar que, en un caso como éste, podría ser de internamiento en régimen cerrado durante seis meses prorrogables otros tres.

Durante ese tiempo, en la Fiscalía se tramita la instrucción del procedimiento, se realiza la acusación en forma y finalmente se inicia el juicio, ha comentado el fiscal.

Díaz ha subrayado que después de la última modificación hecha sobre la Ley del Menor hace un año "se han llevado a cabo todos los cambios necesarios para atajar este tipo de problemáticas".

"El problema no es la Ley, el problema es la ejecución de la misma", ha sentenciado Díaz, para quien la cuestión radica en que "todo aquello que se decida hacer respecto a un menor que ha cometido un hecho delictivo se cumpla de forma efectiva".

El último caso en Baleares de abusos sexuales a menores por parte de menores tuvo lugar el pasado domingo en la localidad mallorquina de Campos, en el domicilio de uno de los supuestos autores de los abusos a donde llevaron a la víctima -de 13 años-, a la que presuntamente habrían violado por turnos mientras lo grababan todo en un teléfono móvil.

Los jóvenes, según han explicado a Efe fuentes oficiales, utilizaron el vídeo para extorsionar a la víctima y asegurarse que no denunciaría la agresión, amenazándola con difundir las imágenes si lo hacía.

Los abusos fueron denunciados el miércoles por la madre de la menor en las dependencias de la Guardia Civil de Santanyí, que efectuó el arresto de los tres menores y requisó el vídeo que los acusados grabaron de los hechos.