Público
Público

Los menores ingresos dejan el recorte del déficit en el 12%

El Estado redujo hasta julio un 11,8% la diferencia de gastos e ingresos y cuenta con margen para cumplir con su objetivo. Los nuevos ajustes, que quieren ahorrar 5.000 millones, deben compensar el déficit de las CCAA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Diciembre más cerca. La fecha límite en la que España demostrará si ha alcanzado el objetivo prioritario del Gobierno, su táctica y su estrategia: recortar el déficit, los gastos públicos que no cubre con ingresos y tiene que sufragar pidiendo dinero a los famosos mercados. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se ha comprometido con ellos a reducir el desfase de las cuentas de este año al equivalente al 6% de la riqueza generada (PIB), frente al 9,2% de 2010. Todas las administraciones deben arrimar el hombro en la odisea del ajuste. En la senda planteada, la Administración General del Estado debe ajustarse el cinturón hasta dejar su déficit en un 4,8% del PIB. ¿Cómo lo lleva?

De momento, bien. Según el dato a cierre del pasado mes de julio, hecho público ayer por el Ministerio de Economía, en los siete primeros meses del año, el déficit del Estado se situó en 22.746 millones de euros, el equivalente al 2,09% del PIB. Esa cifra supone un desequilibrio un 11,8% inferior al del mismo periodo de 2010.

El IVA crece sólo un 3,8% y confirma la paralización del consumo

Hay que tener en cuenta que en el pasado ejercicio la Administración General del Estado cumplió con mucha holgura su objetivo de déficit, dejándolo en un 4,77% del PIB, cuando su compromiso era del 5,7%. Es decir, con mantener la distancia de ingresos y gastos, el Estado central cumpliría con su parte de este año. Además, como el déficit compara con el PIB de cada ejercicio, a poco que se crezca se cumpliría. El Gobierno ha planteado un crecimiento de la economía del 1,3% este año, aunque ya ha reconocido que será difícil cumplir. Pero algo se crecerá. El consenso de analistas sitúa el aumento entre el 0,7 y el 0,8%.

Con los datos actuales, el Gobierno cumpliría su parte. La incertidumbre sigue en el lado de las comunidades autónomas, que en conjunto no deben superar un déficit equivalente al 1,3% del PIB de este año y algunas de las cuales ya han confirmado que no van a cumplir. Para tener un colchón que cubra ese desfase, el Gobierno ha aprobado la última serie de ajustes, que incluyen el adelanto de un mayor porcentaje del Impuesto de Sociedades y medidas para ahorrar en gasto farmacéutico. En total, un margen de unos 5.000 millones.

Parón del consumo

Los gastos de personal crecen aún por las jubilaciones y el IPC

Lo que sí puede preocupar del dato del déficit facilitado ayer es que confirma de nuevo el estancamiento de la demanda interna en un momento en que se cuestiona que se pueda mantener el ritmo de las expor-taciones por la ralentización de la economía mundial. Lo demuestran los ingresos públicos y, sobre todo, el que ha sido el principal revulsivo de las cuentas el año pasado y hasta junio de este: el IVA. El Gobierno subió este impuesto, en julio de 2010, disparando la recaudación y logrando este año, gracias al efecto escalón y al ajuste del gasto, llamativas reducciones del déficit hasta junio (-53%, en abril; -24,7%, en mayo; -18,9%, en junio). La recaudación por IVA crecía hasta abril un 11,9%; a mayo, un 12,9%; y a junio, un 9,4%.Julio era clave. La prueba de en qué medida se diluía el efecto. Con sólo un mes de iguales condiciones, el crecimiento en lo que va de año se ha quedado en un 3,8% (33.101 millones). La contabilidad nacional ya explicó el motivo: el consumo no sólo está parado, en el segundo trimestre cayó. No lo había hecho en un año. La explicación desde el Gobierno es el efecto de adelanto de compras previo a la subida.

El total de ingresos por impuestos del Estado se situó, entre enero y julio, en 97.377 millones, sólo un 1% más. Según Economía, ese bajo nivel de crecimiento se debe, en parte, a factores que dificultan lacomparación, como 'el distinto calendario de vencimientos de la deuda y la mayor agilización en 2011 de las devoluciones'. Sin esos efectos, el crecimiento habría sido del 2,8%.

El lento avance de los ingresos del Estado procedentes de impuestos a pesar de que el IVA sigue creciendo se debe a que los directos están estancados. Crece la recaudación procedente del IRPF (un 5,2%) hasta 44.016 millones, pero sigue cayendo en picado el Impuesto de Sociedades, que acumula una reducción en el año del 23,8%, con una recaudación de 4.761 millones.

El superávit de la Seguridad Social se reduce hasta julio un 47,65%

El crecimiento del IRPF se debe a las menores devoluciones, a la desaparición del cheque bebé y al incremento de los ingresos del primer plazo de la cuota de 2010. Estas aportaciones compensan la menor recaudación de impuestos cobrados al propio Estado por la rebaja del 5% del sueldo de los funcionarios.

En cuanto al gasto del Estado (que descienden un 22%), dejando al margen la caída de las transferencias a las comunidades autónomas porque comparan con un sistema diferente, destaca la reducción del 25,3% en las inversiones reales. Asimismo, se reducen un 10,5% los gastos corrientes y los salarios, un 4,2%. Estaúltima cifra es inferior a la de meses anteriores, porque ya incluye un mes en el que se había aplicado la reducción del 5% del sueldo de los funcionarios. Aún así, los gastos de personal crecen (0,9%) por la evolución de las clases pasivas y la compensación del IPC.

Por otro lado, el superávit de la Seguridad Social cayó el 47,65% hasta julio, situándose en 3.211 millones. Según el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, que aprovechó para salir en defensa de la política de recorte del déficit, llegar al cuarto año de crisis con superávit demuestra que no hace falta recurrir al endeudamiento para aumentar el nivel de protección social.