Público
Público

"Mensajería de leche materna" ayuda a trabajadoras de Indonesia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Lenita Sulthani

Febby Kemala Dewi regresó a sutrabajo en una firma contable de Yakarta luego de tres meses delicencia por maternidad pero, como tantas otras mamás recientes,tenía problemas para equilibrar su vida laboral y hogareña,especialmente para mantener a su pequeña bebé alimentada.

Con la intención de seguir amamantando, incapaz de extraersepor la mañana antes de irse a trabajar suficiente leche de pechopara todo el día y deseosa de darle a su hija la mejoralimentación posible, finalmente esta mujer terminó acudiendo aun servicio único en Yakarta: una mensajería de leche materna.

"Tengo que trabajar, pero al mismo tiempo aún puedoalimentar a mi bebé", dijo Dewi, cuyo escritorio está lleno defotos de su sonriente pequeña de 8 meses, Ashalina Putri.

Ahora, la especialista en tecnologías de la información de29 años se extrae leche en su oficina en el centro de la ciudady un cadete la pasa a buscar cerca de la hora del almuerzo.

Colocada en un envase correctamente refrigerado, el cadetelleva la carga sobre sus hombros, mientras recorre entre 45minutos y una hora en motocicleta por las calles de Yakarta paraentregar la leche de pecho a la mamá de Dewi, que cuida de supequeña hija.

La economía indonesia tiene la tasa de crecimiento más velozde Asia después de China e India y el Ministerio de Otorgamientode Poder a las Mujeres estimó que en el 2009 había 40 millonesde mujeres trabajando. Esa cifra está en aumento, igual que lacantidad de mamás trabajadoras.

El particular servicio de mensajería que utiliza Dewi fuelanzado en el 2010 por Fikri Nauval, propietario de un negociode transporte de carga y documentos, que dijo que se inspiró ensu esposa, quien usaba a uno de los motociclistas de su empresapara enviar su leche al hogar y así alimentar a su bebé despuésde tener que regresar a su empleo.

El costo del envío es de entre 30.000 y 40.000 rupias (unos3,30 a 3,40 dólares) e incluye un seguimiento de las condicionesdel tránsito y las mejores rutas para los conductores, que usanun sistema de GPS computarizado.

"Quisiera ayudar a esta nación a construir una generaciónmejor facilitando a las madres trabajadoras el envío al hogar desu leche de pecho para sus bebés", dijo Nauval, de 40 años,quien siente que los nutrientes de la leche materna no puedenser reemplazados por la variedad de fórmulas existentes.

Esa sensación se hace eco en las autoridades, que estánteniendo problemas para alentar a las mujeres de Indonesia aamamantar a sus bebés recién nacidos.

El número de mujeres lactantes cayó al 38 por ciento en el2007, dijo Yulianto Santoso Kuniawan, pediatra y asesor enlactancia.

Es que la mayoría de las madres recibe durante su estadíahospitalaria tras el parto muestras gratis e información quepromueve el uso de fórmulas, pero Kuniawan dijo que los centrosmédicos deben hacer más para promocionar la lactancia materna,especialmente por la inmunidad natural que brinda.

"Con este (tipo de) asesoramiento, puedo ver que las mamásmuestran mayor interés en amamantar a sus hijos", agregó elexperto.

Y aunque un recorrido por el caótico tráfico de Yakarta noparecería el mejor de los ambientes para la lecha materna,Nauval señaló que sus clientas comprenden y se entusiasman conel servicio, dado que el envío llega seguro y en perfectascondiciones a sus pequeños hijos.