Público
Público

El mercadeo divide a la familia antiabortista

Los grupos ultracatólicos HazteOír y Foro de la Familia se separan. Su pelea por la distribución de productos durante la marcha antiabortista hizo peligrar el acto hasta el último momento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Por lo menos durante 48 horas deberíamos dejar aparte las diferencias personales para centrarnos en el objetivo común. No dejemos que la división que tanto desean los enemigos de la vida destruya, en el último momento, algo que tanto trabajo nos ha costado construir entre todos'. El mensaje, enviado la víspera de la manifestación antiabortista del 17-O en Madrid por el presidente de HazteOír, Ignacio Arsuaga, al presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, confirma que la convocatoria peligró hasta el último momento, como adelantó Público, por culpa de las desavenencias entre los convocantes, provocadas por la venta de camisetas, gorras, banderolas y productos conmemorativos. Algunas fuentes aseguran que la convocatoria llegó a estar 'oficiosamente paralizada'.

La ruptura entre los dos principales grupos de la derecha eclesial más radical se produjo al día siguiente de la marcha y se confirmó ayer. No cabía otra cosa después del cruces de acusaciones mutuas, negocios encontrados y 'descalificaciones y calumnias', según Arsuaga.

Apenas unas horas antes de la marcha, distintas acusaciones en torno al dinero aportado para su organización, el excesivo protagonismo de unos y otros y, sobre todo, el intento de Derecho a Vivir (plataforma dependiente de Hazte Oír) de vender su propio merchandising, al margen del de las asociaciones convocantes, hicieron que la manifestación pendiera de un hilo. Este diario ha tenido acceso al cruce de correos electrónicos que los principales líderes de los movimientos ultracatólicos se dirigieron en vísperas de la protesta. Los correos manifiestan la 'profunda división' entre los principales convocantes.

El intercambio de mensajes arranca el 15 de octubre, cuando el coordinador general de la manifestación, Ignacio García-Juliá, denunció en un correo enviado a Arsuaga, con copia a los convocantes, la 'preocupación general' porque Derecho a Vivir violase el acuerdo para que los únicos globos, gorros y banderas que se vieran en la protesta fueran los de la organización oficial.

'Público' ha tenido acceso a los correos cruzados entre los organizadores

El coste de la convocatoria fue de unos 130.000 euros, de los que 80.000 fueron financiados por el Foro de la Familia. El resto de financiación procedería de las ventas de packs familiares de productos conmemorativos, las huchas que portaban voluntarios durante el acto y los bebés-Aído. HazteOír, que aportó 3.000 euros y preveía una recaudación por esta vía de 'más de 100.000', aspiraba además a vender sus propios productos.

García Juliá criticaba en su texto que algunos colectivos hubieran aportado pocos fondos y pretendieran lucrarse. Sorprendido porque los correos se hayan hecho públicos, explica: 'Actué en mi calidad de coordinador, pidiendo explicaciones en un tono mesurado, y sin juicios previos'.

Arsuaga respondió en la medianoche del 16 de octubre. Sin negar las acusaciones, defendía el derecho de los convocados por Derecho a Vivir a portar sus camisetas: 'La imagen común no implica uniformidad como en el Ejército'.

Blanco le exigió entonces en otro correo 'un desmentido nítido' y la aclaración de si llevarían su propio 'material propagandístico', y le inquirió: '¿Es cierto que ese material se reparte gratis?'.

'La publicidad de esa desunión sería letal', advirtieron desde HazteOír

En el correo, Blanco reconoce que 'existen diferencias personales o institucionales' entre ambos y recuerda a Arsuaga que 'es mucho lo que está en juego (), más allá de los intereses personales o corporativos de unos y otros'. Su correo deja en el aire una amenaza en caso de que Hazte-Oír no haya aportado al fondo común todo lo recaudado con ese propósito: 'Si fuese cierto que algún otro de los convocantes ha dispuesto de ese dinero y en vez de aportarlo al fondo común lo ha gastado en promoverse a sí mismo...'.

Arsuaga contestó en la mañana del 16 de octubre: 'Benigno, no sabes cómo me duele leer tu mensaje', comienza, y luego añade: 'La publicidad de esa desunión sería letal para la motivación de la inmensa mayoría de los ciudadanos que trabajan a favor de la vida. No podemos echar por tierra las ilusiones de tanta gente'. Finalmente renuncia a repartir 'ningún material en la manifestación', algo que finalmente no hicieron. En la marcha coincidieron miles de objetos rojos de Derecho a Vivir con los productos blancos oficiales.

Arsuaga concluye su correo con un duro alegato a su libertad frente a las 'imposiciones' del Foro de la Familia. '¡Si se trata de una manifestación! No somos ni un Ejército ni un equipo de fútbol. Por eso, como ha pasado en todas las manifestaciones anteriores, de cualquier tipo, llegamos al acuerdo de respetar la libertad de cada grupo para acudir a la manifestación con su color, y no con el supuesto uniforme oficial. ¿Por qué no puede venir un simple ciudadano a la manifestación con una camiseta con el logo común, con una gorra de Derecho a Vivir y con el pin de Provida? ¿Por qué tiene que elegir? ¿Por qué?'.

'¡Si se trata de una manifestación! No somos ni un Ejército ni un equipo de fútbol'

Arsuaga, que se mostró molesto por el hecho de que se publicaran correos y cartas 'privadas', explicaba ayer las razones de HazteOír para salir del Foro de la Familia: 'Fue el propio Benigno [Blanco], que nos dijo que no tenía sentido que siguiéramos formando parte del Foro de la Familia después del 17-O, y que o bien nos íbamos nosotros, o bien nos acabarían echando'.

En una misiva enviada al propio Blanco, Arsuaga denuncia 'las críticas y descalificaciones constantes que desde algunos cargos del mismo Foro de la Familia] se han dirigido contra HazteOír y contra nuestro trabajo'. Unas críticas que 'han llegado a traducirse en difamaciones y calumnnias'. Blanco no quiso entrar ayer en el tema, ni abordó el mismo durante la rueda de prensa que las entidades convocantes del 17-0 ofrecieron ayer en Madrid.

Jueves 15, 16:42
'Se quiere instrumentalizar la manifestación en beneficio de una sola asociación. Teñirla de rojo sería injusto con la mayoría de los asistentes, cuyo único interés es la defensa de la vida sin colores ni manipulaciones. El Foro de la Familia ha puesto a disposición de todos 80.000 euros'.
De Ignacio García-Juliá (coordinador de la manifestación) a Ignacio Arsuaga (presidente de HazteOír)

Martes 16, 00:29
'No dejemos que la división que tanto desean los enemigos de la vida destruya algo que tanto trabajo nos ha costado construir'.
De Ignacio Arsuaga a Ignacio García-Juliá

Martes 16, 01:30
'No sé si percibes la gravedad de esta cuestión. Te ruego que medites en lo que está en juego más allá de los intereses personales o corporativos. El Foro ha conseguido más de 80.000 euros para gastos comunes. Si otro convocante ha dispuesto del mismo dinero y lo ha gastado...'.
De Benigno Blanco (presidente del foro de la familia) a Ignacio Arsuaga

Martes 16, 08:28
'HazteOír ha puesto 3.000 euros. Estoy convencido de que sólo con las huchas y la venta de material se consigue bastante más de 100.000 euros. ¿Por qué no se puede ir con una camiseta con el logo común, una gorra de Derecho a Vivir y el pin de Provida? ¿Por qué hay que elegir?'. 'Hicimos todo lo posible para que viniera la mayor gente posible. Después de tu último mensaje, dudo que fuera una buena decisión'.
De Ignacio Arsuaga a Benigno Blanco

El ahora grupo disidente HazteOír quiso vender su propio catálogo de productos de color rojo durante la manifestación, compitiendo en recaudación y visibilidad con los objetos blancos de la organización, que vendió cerca de 20.000 camistas y 5.000 banderas en completos ‘packs’ familiares.

56.000 €
La organización dijo recaudar ese dinero a través de mensajes SMS de un euro.

130.000 €
Costó aproximadamente la convocatoria y organización de la manifestación.

100.000 €
Calculaba HazteOír que se recaudarían con las huchas y venta de material oficial.