Público
Público

Mercados y bagatelas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los acontecimientos dirán si la advertencia de Zapatero a los que apuestan contra España hecha el pasado viernes 'ha sido muy valiente o muy estúpida', según comentó al día siguiente The Lex Column, el comentario para inversores que publica el periódico británico Financial Times.

Ese mismo día, el presidente del Gobierno se reunía en el palacio de la Moncloa con los 37 empresarios más importantes de España. Y esa reunión viene a cuento aquí porque la idea del comentario aludido es que en Irlanda el desencadenante del rescate no ha sido la dificultad del Estado para seguir tomando préstamos (el Tesoro irlandés ya tenía cubiertas sus necesidades de financiación hasta julio de 2011) sino la incapacidad de los bancos irlandeses para seguir fondeándose en los mercados mayoristas. La pregunta que se hace la columna es, pues, '¿pueden los bancos españoles enfrentarse a problemas similares?'.

Zapatero promete que no le temblará el pulso en las reformas

Si esta pregunta es pertinente será porque la burbuja inmobiliaria ha sido posible primero porque los tipos de interés se mantuvieron extraordinariamente bajos en la eurozona, lo que constituyó la levadura del endeudamiento del sector bancario, el que a su vez canalizó el crédito desenfrenado hacia las familias y las empresas.

Es esta deuda la que ha perfilado la gran depresión española, y no, como frecuentemente se intenta mostrar, el déficit fiscal, que, precisamente, se ha disparado como resultado de que el sector privado entró en coma. Y si se toma nota de lo que se dijo en la reunión de la Moncloa, es justo el mundo al revés: el presidente promete que no le temblará el pulso en la ejecución de las reformas, incluida la del sistema de pensiones.

¿Y a qué se compromete el sector privado, cuyo endeudamiento alocado ha contribuido, según se acepta generalmente, a esta crisis, obligando al Estado a incrementar el déficit precisamente porque las finanzas públicas venían del superávit y de una de las deudas públicas más bajas de la eurozona en términos de PIB?

En su comentario sobre el problema de la banca española, el periódico británico sostiene que el desafío de Zapatero es 'no solamente declarar sino demostrar que España puede salir por sí misma'. Zapatero ya está demostrándolo con los ajustes en curso.

Aunque se cree que en el origen del título de dicha columna pudiera estar la expresión latina de minimis non curat lex (la ley no está interesada en bagatelas), las opiniones del diario incurren en ellas al referirse a España.

En febrero pasado, su equipo editorial se vio honrado con la visita de la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, y su editorial del día siguiente reflejaba un viraje en redondo sobre sus criticas previas. Allí se consideraba el plan de recortes fiscales como 'radical', se preguntaba si Zapatero tendría 'estómago' para la pelea política que le esperaba y bendecía el plan para reducir el déficit al 3%. 'Es un plan serio', decía. Incluso, estimaba que la vicepresidenta serviría bien a España si no 'sobreactuaba'. Mira por donde, Rodrigo Rato dijo el sábado en la reunión con el Gobierno: 'Es mejor sobreactuar'.

Se dirá que este es el terreno de la deuda pública y que lo importante son los bancos, como si la deuda soberana y la bancaria no estuviesen vinculadas. Bien, el 26 de julio pasado, un editorial del mismo diario sostenía que 'España está emergiendo como el gran ganador' de los tests de estrés de los bancos y cajas. 'España ha mostrado que el liderazgo en una crisis financiera no está más allá de la capacidad de Europa'. Bagatelas, pues, haberlas haylas.