Público
Público

El Meridiano visita al Real Madrid sin nada que perder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Meridiano Alicante, equipo que pelea por eludir el descenso, visita mañana sin nada que perder al Real Madrid, el único equipo invicto de la liga, uno de los candidatos al título de liga y conjunto al que nunca logró ganar a domicilio en sus seis anteriores temporadas en la ACB.

El Meridiano afronta el encuentro consciente de la dificultad que entraña un compromiso ante un rival de la calidad del Real Madrid que, además, ha empezado la temporada a un gran nivel.

El conjunto alicantino contará, además, con la casi segura baja del pívot estadounidense Mario Austin -el técnico Óscar Quintana cifró en sólo un veinte por ciento las posibilidades de que juegue-, uno de los pilares sobre los que confeccionó la plantilla y que se lesionó en la última jornada ante el Suzuki Manresa.

La posible participación de Austin resulta aún más improbable si se tiene en cuenta que no existe ningún interés en el cuerpo técnico en forzar al jugador para un partido de la dificultad del choque ante el Real Madrid, más aún cuando en la siguiente jornada hay un partido ante un rival directo como el Murcia.

Pese a su teórica inferioridad y la casi segura baja de uno de sus jugadores más importantes, el Meridiano saltará a la cancha del palacio de Vistalegre con la intención de plantar cara a su rival y aspirar a dar la sorpresa.

"Es un partido en el que tenemos todo a ganar y nada que perder", comentó el técnico Óscar Quintana en la rueda de prensa previa al choque que dio el viernes e incidió en que no hay ningún equipo que sea imbatible y siempre hay margen para conseguir un triunfo que sería histórico.

El triunfo del Gran Canaria contra el Barcelona en la tercera jornada ha servido de factor motivador para el Meridiano, para que sus jugadores crean en la posibilidad de derrotar al Real Madrid.

Quintana no ha obviado que para ganar al conjunto dirigido por Ettore Messina, el Meridiano debe rayar el sobresaliente y el Real Madrid no superar el bien.

Una dura defensa durante los cuarenta minutos de juego, una gran intensidad y la ausencia de altibajos en el transcurso del choque son algunas de las armas que intentará utilizar el Meridiano para conseguir la que sería la sorpresa de la jornada.