Público
Público

Merkel acota el papel del fondo anticrisis de la UE

Alemania reclama una "integración política" urgente para prevenir futuras crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió ayer en un discurso ante el Bundestag, la Cámara Baja alemana, una 'integración política más profunda' de los países de la UE, en vísperas de la cumbre que hoy y mañana se celebra en Bruselas. Merkel mostró su cara más amable para tratar de contrarrestar el desafecto de la sociedad alemana por Europa, que, según una encuesta reciente, quiere abandonar el euro para regresar al marco.

Según la canciller, 'nadie en Europa será dejado solo' ante los especuladores. 'Nadie en Europa será dejado caer: Europa sólo se consigue unidos', aseguró Merkel, acusada desde hace meses de un doble juego: en algunas ocasiones el de la ortodoxia y el severo castigo a los países con déficit; en otras, el de la defensa de la solidaridad europea para reforzar al euro.

Según Merkel, la armonización de las políticas económicas no puede esperar, y tendrá que ser resucitada 'en pocos meses' para combatir futuras crisis. Además, la UE se dotará de un fondo permanente de apoyo al euro, que requiere de un cambio en el Tratado de Lisboa, y que será acordado esta noche en por los líderes de la UE.

Merkel recordó sus condiciones para el nuevo mecanismo, que entraría en vigor en 2013. Según ella, el rescate debe de ser utilizado 'como último recurso'. Otros países, entre ellos España, pretenden incorporar a la discusión la flexibilidad del fondo actual, para que pueda hacer inyecciones de liquidez en los países en apuros o comprar deuda soberana para aliviar la presión de los mercados.

Fuentes comunitarias apuntan también que en la cumbre se tratará la ampliación del capital del BCE, para que tenga más margen de actuación y pueda esquivar sin sobresaltos su mandato formal, que limita sus operaciones a preservar la estabilidad de los precios. El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, promoverá de nuevo la creación de bonos europeos de deuda, una idea descartada por Alemania.