Público
Público

Merkel alaba la valentía de los alemanes del Este

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angela Merkel, alabó el lunes el coraje de los alemanes orientales que ayudaron a que cayera el Muro de Berlín en el día en el que se celebran 20 años de un acontecimiento que marcó el final de la Guerra Fría.

Las imágenes de la noche histórica en que los habitantes del este de la ciudad, atrapados detrás de una barrera de cemento de 3,6 metros de alto, corrieron a los puestos de control para forzar su apertura, han dominado la cobertura de los medios de comunicación en la última semana.

Merkel, la primera canciller alemana que procede de la llamada República Democrática Alemana, ejerce de anfitriona de numerosos dirigentes mundiales que han llegado a Berlín para recordar la caída del Muro, que desembocó en la unificación de Alemania y aceleró la caída de la Unión Soviética.

"La noche del 9 de noviembre de 1989 fue el cumplimiento de un sueño", dijo en un discurso en Berlín. "Muchos desempeñaron un papel. Pero no habría sido posible sin el valor del pueblo de la antigua Alemania Oriental".

Como parte de las celebraciones, un dominó gigante de 1.000 piezas se ha situado en una sección de 1,5 kilómetros del emplazamiento original del Muro al lado de la Puerta de Brandenburgo. El lunes por la noche será derribado ante la presencia del primer ministro británico, Gordon Brown, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el ruso, Dmitry Medvedev, en una repetición simbólica del día que hace 20 años conmocionó al mundo.

Ante la huida masiva de sus ciudadanos hacia Berlín Occidental, la RDA comenzó a levantar su "barrera de protección antifascista" en la madrugada del 13 de agosto de 1961. Las alambradas se convirtieron en un muro de cemento que rodeó los tres sectores occidentales de la ciudad, que patrullaban soldados con órdenes de disparar a quien intentara cruzar.

De acuerdo con un estudio publicado este año, al menos 136 personas murieron tratando de cruzar el Muro de Berlín entre 1961 y 1989.

Miles de personas, sin embargo, consiguieron pasar los campos minados, perros y guardias en torres de vigilancia, usando ingeniosos planes que incluyeron túneles, cables aéreos y compartimentos ocultos en coches para cruzar hacia Occidente.

ASUNTO CONTROVERTIDO

El Muro cayó después de que el miembro y portavoz del Politburó Günter Schabowski dijo en una rueda de prensa que los ciudadanos de la RDA podían cruzar las fronteras a partir de ese momento, sin percatarse de que la decisión no debía ser anunciada hasta las 4 de la mañana del día siguiente.

Su mensaje desató una oleada de gente hacia la frontera que los sorprendidos guardias orientales no lograron contener.

Para algunos alemanes, la reunificación en 1990 del país sigue siendo un tema controvertido. Varios cientos de manifestantes izquierdistas protestaron el sábado contra las celebraciones planeadas en Berlín.

Un nuevo sondeo a más de 1.000 alemanes realizado por el diario Leipziger Volkszeitung mostró que una de cada ocho personas quiere que reconstruyan el Muro, con los número casi iguales en la parte occidental y oriental del país.

Miles de turistas se han congregado en la capital para conmemorar el hecho que apresuró la reunificación de Alemania, el colapso del Telón de Acero y el fin de la Unión Soviética.

Figuras de aquella época, como el ex presidente soviético Mijail Gorbachov y Lech Walesa, que encabezó las protestas en Polonia al frente del sindicato Solidaridad, participarán el lunes en eventos conmemorativos.

Gorbachov, el ex canciller Helmut Kohl y el ex presidente George Bush padre, que lideraban sus respectivos países en noviembre de 1989, aparecieron en un aviso de doble página en el diario.

"Ningún muro es lo suficientemente fuerte como para ahogar el espíritu humano", dijo Bush en un comentario junto a la foto de los tres ex líderes.