Público
Público

Merkel avanza que el fondo de rescate alcanzará el billón de euros

La canciller anuncia una quita de la deuda de Grecia entre el 50y el 60%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era un secreto a voces, pero tras ser dicho en voz alta por la institución que durante los últimos meses ha determinado el rumbo de la política europea, su validez es casi oficial. La canciller alemana Angela Merkel anunció a una nutrida representación de diputados del Bundestag, la cámara baja, que el fondo de rescate del euro ampliará su capacidad de intervención hasta el billón de euros. Fuentes comunitarias aseguraron ayer a Público que se situará en torno al billón o incluso lo superará, pero advierten de que la cifra no está cerrada. De hecho, la complejidad técnica hace que sea el asunto más abierto de los que tratarán mañana los jefes de Gobierno cuando regresen a Bruselas para la cumbre que, una vez más, está llamada a enterrar la crisis de la deuda soberana.

La reunión de Merkel con los diputados se celebró a puerta cerrada y con el objetivo de sondear al Bundestag de cara a la votación de mañana por la mañana, en la que dirá sí o no a la propuesta antes de que la canciller viaje a la capital comunitaria. Su aval es imprescindible desde que el Tribunal Constitucional alemán dictaminase que la comisión económica de la institución tiene que ser consultada sobre cualquier acuerdo que implique la movilización de fondos públicos. Algunos medios apuntan que aún no está claro que Merkel pueda obtener una mayoría parlamentaria en esa votación, ya que le han llovido críticas tanto de la oposición como de sus socios de Gobierno.

Medios franceses dicen que el fondo se estrenará con una ayuda para Italia

La cifra de un billón para el fondo de rescate, consensuada con los miembros del euro el fin de semana, se queda lejos de los dos billones que algunos análisis llegaron a considerar necesaria. Sin embargo, de los 440.000 millones de euros a disposición del fondo sólo se han comprometido 43.700 para los rescates de Irlanda y Portugal.

Los líderes del euro esperan no tener que utilizar ni un euro más a mayores del nuevo rescate de Grecia, por lo que su ampliación tiene un carácter disuasorio. Con el fondo, la zona del euro avalará emisiones de deuda de los países, una característica nueva demandada especialmente desde Roma y Madrid. Además, tendrá plena capacidad para ofrecer líneas de crédito a países con problemas, comprar deuda soberana en posesión de los bancos y recapitalizar las entidades en apuros. El FMI, fondos de inversión, países emergentes y hasta fondos soberanos podrían contribuir a engordar la capacidad del fondo aportando garantías y cobrando a cambio un interés por su riesgo.

Las necesidades de recapitalización de la banca rondan los 108.000 millones

Según Jürgen Trittin, responsable de los Verdes y uno de los participantes en la reunión, la canciller confirmó además que la reestructuración de la deuda griega podría moverse entre el 50% y el 60% y que las necesidades de recapitalización de la banca europea rondarán los 108.000 millones, 5.500 millones de los cuales corresponderían a las entidades alemanas, y otros 10.000 millones, de las francesa. La reducción de la deuda griega y las nuevas exigencias de solvencia a la banca son los dos otros ejes principales de la reunión de mañana, presentado por los líderes como una 'respuesta global' para acabar con la crisis, em palabras de José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea.

Medios franceses aseguraron ayer que el fondo reforzado se estrenará ofreciendo una línea de crédito a Italia, un país tanto en el punto de mira de los especuladores como de Merkel y Nicolas Sarkozy, que este domingo reforzaron su presión para que Roma recorte más el gasto. 'Hasta el miércoles no sabremos nada, por ahora todo son especulaciones', aseguró ayer una fuente comunitaria al tanto de las negociaciones. El rumor, según se sostiene en círculos comunitarios, podría ser en sí mismo una medida de presión más a un Silvio Berlusconi con problemas para llevar a la práctica el paquete de medidas que anunció en verano.

'Entre hoy y el miércoles, algunos Estados miembros tendrán que convencer a sus colegas de que sus países implementan plenamente las medidas prometidas', aseguró el presidente del Consejo, Herman van Rompuy, en la madrugada del lunes. 'No se puede pedir solidaridad si aquel a quien se ayuda no hace los esfuerzos necesarios', había asegurado Sarkozy tan solo unas horas antes.

¿Por qué se necesita reforzar el fondo?

Porque no hay dinero suficiente. De los 440.000 millones de euros de capacidad del Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF o EFSF, por sus siglas en inglés) ya se han comprometido 43.700 millones para los rescates de Irlanda y Portugal, a los que el fondo contribuye con un tercio de todo lo comprometido. El resto es insuficiente para cumplir con las nuevas funciones del fondo, acordadas en una cumbre de jefes de Gobierno del euro celebrada en julio.

¿Para qué se puede utilizar?

Desde la cumbre de julio, el fondo puede ya comprar deuda soberana a los bancos y relajar la tensión en los mercados. Esa responsabilidad ha recaído en los últimos meses en el Banco Central Europeo pese a que la institución no fue diseñada a tal efecto y, por lo tanto, lo hace a regañadientes. Además, el fondo puede como último recurso recapitalizar a los grandes bancos de un país que sea incapaz de hacerlo por sí solo y puede ofrecer líneas de crédito a países que, aún teniendo problemas, no necesiten ser rescatados.

¿Qué más podría hacer el fondo para calmar los mercados?

Si los líderes europeos llegan a un acuerdo, el fondo podrá garantizar hasta un 20% de las emisiones de deuda de países de la zona euro. De esa manera, en caso de que se produzca el impago de un país, el fondo se activará para que los inversores recuperen al menos el 20%. Países como España o Italia pujan por aumentar el porcentaje y otras fuentes apuntan a que el fondo podría también garantizar parte de las emisiones de deuda de los bancos. Para refinanciar su economía, Italia deberá emitir deuda por 250.000 millones en 2012.

¿Cuánto dinero es necesario?

 Aunque durante semanas se especuló con multiplicar la capacidad hasta los dos billones, el acuerdo definitivo que se espera para mañana podría dejarlo en algo más de un billón de euros.

¿Tanto?

En realidad, no. Los inversores se lo pensarán dos veces antes de especular con la deuda de países como Italia, España, Bélgica o Francia si ven que la zona del euro puede neutralizar sus dudas, por lo que según los líderes de la moneda única, la dotación del fondo actuará como un efecto disuasorio.

¿Quién pondrá lo que haga falta?

Es el nudo gordiano de las negociaciones. El fondo ya funciona en base a garantías. Los gobiernos comprometen, según su peso en el euro, lo necesario para que el fondo emita bonos que interesan a los inversores por su alta rentabilidad y seguridad (de eso responden Alemania o Francia). Sin embargo, la zona euro no quiere poner más, por lo que el fondo podría abrirse a través de un instrumento específico (Special Purpose Vehicle, o SPV en inglés) para que el FMI, países emergentes, entidades privadas o hasta fondos soberanos como el de Noruega o los de Oriente Medio aporten más garantías.