Público
Público

Merkel, canciller de cómic

La mandataria alemana se convierte en un personaje de ficción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de la carátula del cómic

La periodista Miriam Hollstein cuenta en un cómic, como dice en el título del libro, 'como Angie se convirtió en nuestra canciller' para lo cual repasa la biografía y la carrera política de Angela Merkel. 'Mis Tschärmanie' -en alemán suena parecido a Miss Germanie- es el título del cómic que, según la autora, es 'culpa' del presidente francés Nicholas Sarkozy.

Durante una visita a Francia, Hollstein descubrió que una biografía de Sarkozy en forma de cómic había tenido éxito y pensó entonces en hacer algo similar con Merkel para lo cual empezó a trabajar en equipo con el caricaturista Heiko Sakurai.

El hilo de la historia lo tejen, en una escena ficticia, el ex-canciller Gerhard Schröder y el ex-candidato a la cancillería Edmund Stoiber -dos de los principales rivales de Merkel en su carrera hacia el poder- quienes hablan en un bar de la mujer a quien Helmut Kohl llamaba 'mi muchacha'. Schröder y Stoiber repasan entonces la biografía de Merkel desde sus primeros meses de vida y las imágenes la muestran en brazos de su madre pasando la frontera en dirección a la ahora extinta República Democrática Alemana (RDA) donde su padre se desempeñaría como pastor protestante.

Luego siguen con su vida en la RDA antes entrar en la política en medio del movimiento que llevó a la reunificación alemana y que terminaría llevándola a formar parte de los últimos dos gobiernos de Helmut Kohl. Cuando Kohl perdió las elecciones contra Schröder en 1998 Merkel pasó a ser, primero, secretaria general de la Unión Cristiandemócrata (CDU) y luego, en medio de una crisis suscitada por un escándalo de cuentas negras dentro de la agrupación, ascendió a la jefatura del partido.

En 2002, Merkel tuvo que cederle la candidatura de la cancillería a Stoiber, que perdió ante Schröder, pero en 2005 fue ella la candidata y terminó ganando para encabezar el gobierno de la gran coalición. Stoiber y Schröder, ahora dos jubilados políticos, se acuerdan de todo eso en un bar y en una noche imaginaria que coincide con la de las elecciones generales de este año en la que, según todas las encuestas, Merkel tiene todas las opciones para lograr la reelección.