Público
Público

Merkel y Hollande, de acuerdo en la necesidad de una unión bancaria europea

Los mandatarios de Alemania y Francia conmemoran la reconciliación entre ambos países tras la Segunda Guerra Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siendo las dos cabezas visibles de una Unión Europea en crisis estaban condenados a entenderse. La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Hollande se han reunido este sábado en la localidad germana de Ludwigsburg para conmemorar la reconciliación entre ambos países tras la Segunda Guerra Mundial. Fue en esa misma ciudad en septiembre de 1962 donde el general De Gaulle pronunció su histórico en el que aseguró que el futuro de Europa estaba en las manos de la juventud francesa y alemana.

Y la prueba de que todas estas décadas de integración europea han tenido algún fruto para las potencias es que la propia Merkel ha reconocido que las diferencias entre Francia y Alemania respecto a los planes para crear una unión bancaria en Europa no son tan grandes: 'En ese puntos no estamos tan lejos el uno del otro'.

Mientras, Hollande ha mantenido que 'hay que introducir la supervisión bancaria, hay que estabilizar la eurozona y hay que crear una nueva gobernabilidad para Europa. Es el momento de profundizar nuestras relaciones para que Europa tenga instituciones que respondan a los retos actuales'.

Sin embargo, la canciller también ha hecho gala de la prudencia que le caracteriza y ha manifestado que no tiene sentido 'hacer rápidamente algo que luego no funcione'. Lo que no quita que ella no tenga aún más interés en llegar a acuerdos con su homólogo francés, puesto que para ella ésta es una condición para que los bancos con problemas puedan recibir directamente ayuda de los fondos de rescate.

'Cuando De Gaulle pronunció su discurso yo tenía 8 años, vivía en Brandeburgo, en la antigua RDA, el muro de Berlín tenía un año y la división de Alemania parecía cimentada', ha relatado Angela Merkel, y ha continuado explicando que 'en ese entonces, la idea de que algún día yo hablara ante ustedes como canciller de una Alemania unida era una utopía irrealizable'. De este modo, la canciller también se ha mostrado convencida de que 'por grandes que sean los retos actuales, los europeos estamos unidos para nuestra felicidad'.

Hollande, por su parte, recordó el discurso de De Gaulle y también el papel del primer canciller de la posguerra, Konrad Adenauer, en el proceso de reconciliación franco-alemana tras dos guerras mundiales. 'Ambos querían la paz entre nuestras naciones, no para su generación sino para siempre. Se llamaban Charles De Gaulle y Konrad Adenauer'.

Hollande terminó su discurso en alemán y Merkel el suyo en francés, como una muestra de la amistad entre los dos países que el presidente de Francia comparó con 'un viejo matrimonio'.