Público
Público

Merkel y Sarkozy avisan a Grecia: "El tiempo se acaba"

Papadimos no consigue pactar más recortes y se salta el ultimátum de la Troika para la concesión de 130.000 millones de ayuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El acuerdo no firmado anoche entre el primer ministro griego, Lukas Papadimos, y los tres partidos que apoyan su Gobierno tecnócrata, para satisfacer las duras exigencias de la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Unión Europea) volvió a hacer saltar la alerta roja en la eurozona ante la posibilidad cada vez más cercana de una quiebra total del país.

El ultimátum de la troika para aprobar más recortes, entre los que se incluye la rebaja del salario mínimo (de 750 euros a 600), eliminar las pagas extra en el sector privado y una rebaja del gasto público del 1,5% del PIB, vencía ayer sin que Atenas haya dado noticias.

De hecho se esperaba que Papadimos se reuniera de nuevo este lunes con su antecesor, Yorgos Papandreu, del socialdemócrata Pasok; Antonis Samarás, del conservador Nueva Democracia; y Yorgos Karatzaferis, del ultranacionalista LAOS, en busca de una firma de última hora que todavía no se ha producido. Los ajustes eran la condición para que Atenas recibiera un paquete de ayudas de 130.000 millones de euros.

Desde Bruselas se lanzaban esta mañana mensajes ambiguos. Hay quien piensa que 'no hay ningún tipo de fecha límite. De lo que se trata es de que Grecia alcance un acuerdo antes de la próxima reunión del Eurogrupo', dijo un comisario a la agencia Reuters que pidió conservar su anonimato. Pero también quien empieza a perder los nervios: 'Sería muy negativo que no hubiera fumata blanca en Atenas hoy', dijo otro comisario.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, parecen encontrarse en este segundo grupo. 'Queremos este acuerdo. Los líderes griegoshan hecho unas promesas que deben ser respetadas escrupulosamente. Europa es un lugar donde todo el mundo tiene sus derechos y deberes. El tiempo se acaba, necesitamos que se cierre, que se firme ese acuerdo', dijo Sarkozy.

Merkel y Sarkozy han aumentado aún más la presión sobre el Gobierno de Papadimos'Queremos que Grecia siga en el euro. Que quede claro que es la opinión de los dos. Pero también tengo que decir que podría no haber un nuevo programa para Grecia si no llega a un acuerdo con la troika. Todos los que ocupan cargos de responsabilidad en Grecia deben saberlo. Y no nos vamos a mover de esta posición', agregó Merkel, mucho mas crítica.

'Quiero dejar claro de nuevo que no va a haber acuerdo [sobre el paquete de rescate] si las propuestas de la troika no se aplican. Están encima de la mesa y el tiempo es esencial. Algo tiene que pasar y rápido', añadió. 'De verdad que no entiendo por qué hacen falta más días. La eurozona se juega mucho', se quejó.