Público
Público

Merkel y Sarkozy impulsan en Polonia la alianza del "Triángulo de Weimar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se reunieron hoy en Varsovia con el jefe de Estado polaco, Bronislaw Komorowski, con el objetivo de impulsar el llamado 'Triángulo de Weimar', la alianza que une a estos tres países y que fue defendida como "necesaria para Europa".

Komorowski subrayó la importancia de la cooperación franco-alemana-polaca, que defendió como ejemplo para "la consolidación interna de Europa y al fortalecimiento de los lazos entre la Unión Europea y los estados que permanecen fuera de la UE".

El 'Triángulo de Weimar', que cumple este año dos décadas, se creó en 1991 para canalizar la cooperación entre los gobiernos de estos tres estados.

Merkel y Sarkozy aprovecharon el encuentro para reiterar su apoyo a Polonia, que el próximo mes de julio asumirá por primera vez la presidencia de la Unión Europea.

Las prioridades polacas durante ese periodo pasan por potenciar las relaciones con los países de Europa Oriental, reforzar la seguridad energética de la UE e impulsar políticas de defensa común.

"En el mundo inestable actual, Europa debe reforzar la política de defensa, así que estamos encantados de que ésta sea una prioridad de la presidencia polaca", señaló Nicolas Sarkozy durante la rueda de prensa que ofrecieron los tres mandatarios.

Por su parte, Merkel prometió el apoyo alemán durante el estreno de Polonia al frente de la Unión, incluyendo los planes polacos de potenciar las relaciones con Rusia, Bielorrusia y el resto de vecinos del Este, adonde Varsovia pretende exportar los estándares europeos.

Para Komorowski "vale la pena" apoyar las ambiciones rusas de modernización, teniendo en cuenta que esa modernización debe de abarcar todas las esferas para alcanzar el éxito.

La canciller alemana reiteró su mensaje de los últimos días, insistiendo en el compromiso Alemán "claro" con Europa.

Merkel aprovechó el encuentro para invitar a Polonia a participar en el llamado 'Pacto para la competitividad', la iniciativa franco-alemana para fomentar la convergencia económica en la región como una respuesta a la crisis de la zona euro.

Tanto Merkel como Sarkozy defendieron el hecho de que los 17 estados que ya cuenta con el euro se reúnan independientemente del resto de socios comunitarios para tratar las cuestiones relativas a la moneda única.

El presidente francés animó a Polonia a unirse al euro "cuanto antes", aunque Varsovia todavía no ha decidido la fecha de entrada en la eurozona, que de hecho podría retrasarse hasta 2016.

La última cumbre de jefes de estado o de gobierno del 'Triángulo de Weimar' tuvo lugar en 2006, ya que la prevista para 2008 se suspendió a causa de la indisposición del entonces presidente polaco, Lech Kaczynski.