Público
Público

Merkel y Sarkozy supeditan la ayuda a Grecia a que ponga fin a la incertidumbre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los líderes de Francia y Alemania, Nicolás Sarkozy y Angela Merkel, indicaron hoy al primer ministro griego, Yorgos Papandréu, que no se desembolsarán los 8.000 millones de euros de ayuda pactada si no toma medidas para eliminar la incertidumbre.

Esta reivindicación se planteó en una reunión celebrada en Cannes, donde mañana se inicia la sexta cumbre del G20, y a la que fue convocado Papandreu para que dé explicaciones por la sorpresa de una convocatoria de un referéndum acerca del plan de rescate diseñado por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al término de la reunión, Merkel y Sarkozy comparecieron ante la prensa para dar cuenta de la reunión, a la que también acudieron los máximos representantes del FMI, Christine Lagarde, de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

En ese encuentro, los dirigentes pidieron a Papandréu que el referéndum sobre el plan de rescate europeo se celebre con celeridad, lo antes posible, y aquel les sugirió las fechas del 4 o el 5 de diciembre, según dijeron Merkel y Sarkozy.

El propio Papandréu, en declaraciones a la televisión de su país después de la reunión y desde Cannes, precisó al respecto: "informé a mis socios de que, tras las consultas con los ministros en Grecia, haremos el referéndum lo más pronto posible, posiblemente el 4 de diciembre".

El jueves está previsto entretanto en Grecia el segundo dia de debates en el Parlamento sobre la moción de confianza al Gobierno en el que se pronunciará tanto Papandréu como el resto de los líderes de su país; la votación al respecto se hará el viernes a medianoche.

En tono grave, Sarkozy afirmó esta noche que, en cualquier caso, ni la UE ni el FMI están dispuestos a desembolsar el último tramo de ayuda a Grecia, que supone 8.000 millones de euros, si no se despejan antes estas incertidumbres.

"El sexto tramo sólo se podrá pagar si Grecia acepta todas las partes del acuerdo del 27 de octubre", precisó Merkel, quien insistió en que el referéndum tiene que suponer una aceptación por parte de Grecia de que quiere seguir en la zona euro.

Papandréu, a la televisión de su país, garantizó que "si todo se desarrolla bien con el referéndum se podrá cobrar el sexto tramo crediticio" y agregó: "creo que el pueblo griego es capaz de tomar la decisión correcta".

"El principio del referéndum es legítimo, pero no podemos mantenernos en una incertidumbre prolongada", dijo por su parte Sarkozy, quien precisó que "si hay referéndum, que sea lo más rápido posible".

Merkel indicó además que la pregunta que se someta a consulta popular de los griegos debe dejar claro "si Grecia quiere o no quiere seguir en el euro".

"El euro tiene que ser estable y lo queremos lograr mejor con Grecia que sin Grecia. La estabilidad del euro es nuestra prioridad", indicó la canciller alemana.

Sarkozy añadió por su parte: "no nos corresponde decidir si habrá referéndum", pero sí agregó que ninguno de los dos pueden comprometer el dinero de los contribuyentes si no se respetan los compromisos del 27 de octubre.

"No tenemos ninguna instrucción que dar" y "tenemos confianza en el pueblo griego para fijar su futuro", agregó el presidente galo.

En el mismo sentido, el presidente francés se refirió a la incertidumbre que existe sobre el sentir popular en Grecia sobre la permanencia en el euro.

"La cuestión que se plantea es sobre el futuro europeo de Grecia: quiere o no estar en el euro? Queremos que así sea y haremos todo lo posible para que así sea, pero es el pueblo el que debe pronunciarse", indicó Sarkozy.

Papandréu, en sus declaraciones a la televisión helena, respondió indirectamente a la instancia franco-alemana al declarar a sus compatriotas cuál es la disyuntiva que se les planteará: ¿Queremos permanecer en la zona del euro o no?, ese es el reto".