Público
Público

Meryl Streep asegura que nunca se pondrá detrás de la cámara porque no es lo suyo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Julia Child fue una mujer que a finales de los años 40 pasó de ser la simple acompañante de un diplomático a un fenómeno de masas gracias a un libro y un programa de televisión que revolucionó la cocina americana. Ahora Julia Child es Meryl Streep de la mano de Nora Ephron en la película "Julie y Julia".

Meryl Streep no produce, no escribe y, consciente de que "el éxito siempre es un cúmulo de circunstancias y el resultado de un trabajo duro", ha confesado durante un encuentro hace un par de meses con prensa internacional en París, que "nunca" se pondrá "detrás de la cámara", porque no es lo suyo.

Ganadora de dos Óscar por "La decisión de Sophie" y "Kramer contra Kramer", Meryl Streep prepara también el estreno en Navidad de una comedia romántica titulada "No es tan fácil", protagonizada junto a Steve Martin y Alec Baldwin. Y es que, según asegura, cuando recibe y lee un guión "siempre" se guía por "la primera impresión".

"Yo leo los guiones -asevera- no soy como esas actrices que tienen a otra persona que se los lee por ellas. Me leo las cosas que me atraen a simple vista y, si algo está bien escrito y tiene un buen reparto, digo que sí".

Este viernes llega a las salas españolas "Julie y Julia", una cinta escrita y dirigida por Nora Ephron, autora de los guiones de filmes como "Cuando Harry encontró a Sally" y "Tienes un e-mail", y que protagoniza junto a Amy Adams, Stamley Tucci y Chris Messina.

Meryl Streep, que ya protagonizó "Silkwood", otro guión de Ephron, es en esta nueva cinta Julia Child, una mujer que cambió la forma de cocinar en los Estados Unidos a mediados del pasado siglo, gracias a un libro y un programa de televisión; y Amy Adams es Julie Powell, una joven que cincuenta años después escribe un "blog", en el que recrea las 524 recetas que componen el libro de Julia, "Mastering the art of french cooking".

Meryl Streep tiene, "como todo el mundo en Estados Unidos", el libro de Julia Child, aunque asegura que no lo ha leído. "Mi madre lo tenía y aprendió a cocinar con él. La verdad es que en mi país todo el mundo lo tiene", asegura.

A sus 60 años, la actriz estadounidense comenta que no ha conocido en persona a Julia Child, a la que admira por su "modernidad" y por "cómo supo desenvolverse en un mundo de hombres, el de la diplomacia, y pasar de ser la acompañante de su marido a una mujer trabajadora acompañada".

Meryl Streep confiesa, riéndose, que actualmente no tiene cocinera en casa. "Cocinaba antes mucho más que ahora cuando mis hijos eran pequeños. Ahora, como nos pasa a todos, lo de la pizza es muy socorrido". También reconoce que lo que más le gusta cocinar es la pasta. "Me encanta hervirla en agua de coliflor y aderezarla con otras verduras", explica.

La protagonista de "El diablo se viste de Prada", en la que trabajaba por primera vez con Stamley Tucci -entonces era su ayudante y ahora su marido- dice que está "encantada" de rodar con él, "sobre todo" porque tienen "el mismo sentido del humor".

Ganadora de dos Óscar, galardones de la Academia de Hollywood a los que ha optado en otras trece ocasiones, Meryl Spreep, cada vez que llega el momento de las nominaciones, no duda en pensar: "Quiero otra y otra más, y, por supuesto, que me lo den".

Meryl Streep debutó profesionalmente como actriz a mediados de los años 70 con la serie de televisión "Holocausto", su primera candidatura a los Emmy, y con la película "Julia", de Fred Zinnemann.

Ahora, tras pasar por el Festival de Roma, reconoce que en esto del cine comenzó muy tarde. "Me casé y me embaracé muy pronto, pero siempre amé lo de actuar, lo tenía muy claro", recuerda la actriz, madre de cuatro hijos, que huye de Hollywood.

"Viví allí algún tiempo, pero no me gusta. Cuando eres joven sientes que tienes que estar allí para mantener tu estatus como actriz, pero es horrible, es como estar siempre en guardia, como vivir en un mundo irreal, que termina absorbiendo tu vida privada".