Público
Público

El mes de julio registró casi dos grados más que la media de últimos 30 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Julio ha superado en 1,8 grados la temperatura media de los últimos treinta años en España para este periodo, un mes durante el cual se alcanzaron o superaron los 40 grados en muchos puntos de la mitad sur peninsular.

El balance de julio, elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y conocido hoy, constata que la primera mitad del mes fue muy cálida en toda España, mientras que la segunda fue fresca o normal en el tercio norte peninsular y moderadamente cálida en el resto, si bien con temperaturas mínimas elevadas en Levante, Andalucía y Extremadura.

Considerando el mes entero, podría decirse que julio fue cálido o muy cálido, con una "anomalía positiva" de 1,8 centígrados para el conjunto del país.

El calor se hizo notar más en la zona centro, meseta sur y en los cuadrantes noreste y suroeste peninsular, mientras que en la costa cantábrica y extremo occidental de los Pirineos los registros fueron sólo un grado por encima de la media de los tres últimos decenios.

En la mitad sur peninsular se alcanzaron 40 grados o más de temperatura máxima en muchos puntos a lo largo de todo el mes.

También se llegaron a los 40 grados en la primera decena del mes en el Valle del Ebro y el día 29 en la parte sur del interior de Galicia.

La temperatura máxima más alta en los observatorios se registró en Badajoz el día 29: 41,8 grados.

A lo largo del mes se dieron noches muy cálidas (más de 25 grados de mínima) en muchos puntos de Andalucía y Extremadura.

También se dio una persistencia de noches cálidas en Levante y los archipiélagos balear y canario en la segunda mitad del mes.

La mínima más alta se midió en Almería el día 5 y fue de 27,5 grados, mientras que la mínima más baja se registró en Vitoria el día 24 y fue de 6,2 grados.

Por otro lado, en amplias zonas de España apenas se produjeron lluvias a lo largo de julio; fue un mes seco o muy seco, con lluvias inferiores a diez litros tanto en la mitad sur como en la parte occidental de la península, así como en Baleares y Canarias.

Sin embargo, fue más lluvioso de lo normal en la zona del Prepirineo que va de la parte occidental de Navarra a Lérida, en la zona que rodea al delta del Ebro y en la parte occidental de Canarias pese a la escasa precipitación acumulada en dichas islas.

En la última decena del mes se produjeron chubascos tormentosos importantes en puntos de Huesca, Lérida y Navarra, acumulándose más de 25 litros en 24 horas en algunos puntos.