Público
Público

Messi declara ante el juez que no conocía su situación tributaria

El jugador acudió esta mañana al juzgado de Gavà por el caso de evasión de impuestos entre gritos de "campeón" y "ladrón"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El futbolista del FC Barcelona Lionel Messi ha llegado al juzgado de Gavà entre muchos aplausos y algún grito aislado de 'ladrón', para declarar como imputado por un supuesto fraude a Hacienda de cerca de 4 millones de euros. Su padre, Jorge Horacio Messi, llegó una hora antes.

El delantero ha llegado sobre las 11.00 horas, muy sonriente y trajeado, a los juzgados de Gavà en un coche blanco acompañado por sus asistentes legales, una hora después de que lo hiciera su padre, Jorge Horacio Messi, también imputado en la misma causa. A las puertas de los juzgados esperaban desde horas antes decenas de seguidores del futbolista, que le han aclamado con gritos de 'eres el mejor del mundo', 'viva Messi', 'Messi campeón' y 'Messi presidente', aunque también se ha oído algún grito de 'ladrón' y 'chorizo'.

En su declaración, ambos han afirmado que el deportista era ajeno a la gestión de su imagen y la tributaria. El abogado de Messi, Cristóbal Martell, ha explicado que en la declaración se ha evidenciado 'la escasa voluntad defraudadora y la gran voluntad en regularizar la relación con la Agencia Tributaria y no realizar una lucha enconada de discusión con el Estado de interpretación de las normales fiscales'.

La defensa asegura que no piensa discutir las interpretaciones jurídicas que mantiene la Agencia Tributaria, y en su intervención pública Martell ha declarado que, desde que se inició el procedimiento inspector, la instrucción de la familia Messi fue de 'transparencia, claridad y colaboración'. 'Cuando el procedimiento inspector se inicia, los profesionales a los que se nos confía tenemos una única instrucción: colaborar con la administración en el esclarecimiento de los hechos aportando datos, magnitudes económicas', ha puntualizado en una breve declaración a los medios.

Leo Messi y su padre están imputados por un presunto delito de fraude fiscal de más de cuatro millones de euros en la gestión de sus derechos de imagen, pese a que ya han consignado cinco millones en el juzgado como 'pago reparatorio', lo que no les ha eximido de declarar este viernes. La juez les imputó después de admitir a trámite la querella de la Fiscalía, que describe que la estrategia de Messi consistía en simular la cesión de sus derechos de imagen a sociedades instrumentales radicadas en paraísos fiscales ─ Belice y Uruguay─ y, paralelamente, formalizar contratos de licencia, agencia o prestación de servicio con otras ubicadas en jurisdicciones de conveniencia, como Reino Unido y Suiza.

Poco después de sus imputaciones, el futbolista y su padre se apresuraron a pagar a la Agencia Tributaria 10 millones de euros en declaraciones complementarias del IRPF por sus derechos de imagen correspondientes a 2010 y 2011.