Público
Público

Uso de metanfetamina en embarazo pone en riesgo a madre y bebé

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

Un nuevo estudio demuestraque los bebés de embarazadas que usan metanfetaminas tienen másriesgo de sufrir complicaciones graves que los hijos de lasmujeres que no toman esa droga de venta ilegal.

Los autores hallaron también que las embarazadas que tomanmetanfetamina sufren más complicaciones que ponen en riesgo lavida de las mujeres, como la presión alta.

La metanfetamina, o meta, es un estimulante muy adictivoque los usuarios se inyectan, aspiran, fuman o tragan. La formallamada "meta cristal" parece fragmentos de cristal y se fumacon una pipa de vidrio.

En Estados Unidos, el consumo de metanfetamina entre lasmujeres sigue siendo un problema. Un estudio acaba de revelarque en los últimos 15 años aumentó su consumo en lasembarazadas.

El equipo de Ido Solt, del Centro Médico Cedars-Sinai, deLos Angeles, decidió analizar el consumo entre las embarazadasdespués de tratar a tres mujeres en gestación internadas en launidad de terapia intensiva con presión alta sin controlar. "Eldenominador común era el consumo de metanfetamina", dijo Solt aReuters Health.

El equipo comparó a 276 consumidoras de meta que habíantenido un bebé en un hospital de Phoenix entre el 2000 y el2006, con otras 34.055 mujeres que tuvieron a su hijo en elmismo período y hospital (grupo de control).

Las usuarias de la droga habían admitido el consumo uobtenido un resultado positivo en un análisis de laboratorio.

Durante ese período, la cantidad de consumidorasembarazadas aumentó de 22 en el 2001 a 43 en el 2004 y a 77 enel 2005. En la mayoría de las mediciones realizadas, lasusuarias de la droga y sus bebés evolucionaron concomplicaciones.

La mitad de las usuarias tuvo un parto prematuro, adiferencia del 17 por ciento del grupo de control. El 29 porciento tuvo cesárea, comparado con el 23 por ciento de lasembarazadas no consumidoras.

Casi el 20 por ciento de las embarazadas consumidoras teníahipertensión sin controlar, mientras que el 10 por ciento tuvodesprendimiento de la placenta antes del parto. Ambascomplicaciones suelen ser poco frecuentes en Estados Unidos.

Dos tercios de las usuarias de metanfetamina habíanrealizado menos de cinco consultas prenatales, comparado conalrededor del 10 por ciento del grupo de control.

El 6 por ciento de los bebés de las consumidoras demetanfetamina obtuvo un puntaje bajo en un test para medir lasalud del recién nacido, comparado con el 1 por ciento de losbebés de la cohorte de control.

En tanto, el 4 por ciento de los bebés expuestos a la drogamurió inmediatamente después del parto, comparado con el 1 porciento de los niños del grupo control.

Casi un cuarto de las consumidoras había sido víctima deviolencia doméstica en el embarazo y el 40 por ciento de losbebés expuestos a la metanfetamina debió ser adoptadotemporalmente, ubicado en el Servicio de Protección Infantil oen un hogar sustituto.

Las consumidoras de metanfetamina tendían a ser mujeresmayores, blancas y angloparlantes. Sólo el 12 por ciento estabacasada, comparado con el 46 por ciento de la cohorte decomparación.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, agosto del 2010