Público
Público

El mexicano Jorge Volpi rechaza las repeticiones literarias que dan lugar a "clones"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Convencido de que la repetición de modelos en la literatura produce "clones" policiacos, históricos o folletinescos, el escritor mexicano Jorge Volpi explora en su último ensayo, "Mentiras contagiosas", los límites de la novela.

Partidario de las "mutaciones" que conduzcan a "especies nuevas", Volpi propone un enfoque evolutivo de la novela, un género que defiende como "instrumento de supervivencia".

Los personajes de ficción, explicó Volpi en entrevista con Efe, permiten al lector "salir de la propia piel, ponerse en situaciones distintas y enfrentarse a dilemas éticos".

A Jorge Volpi le interesa explorar cómo se comportan las ideas, y ha indagado cómo "las ideas literarias se contagian" y cómo el escritor quiere llegar "al mayor número posible de mentes para infectarlas".

El autor diferencia entre las novelas "virus" y las "complejas". Las primeras son las de puro entretenimiento, las que, indicó, "solo te infectan durante unas horas como un resfriado y luego te curas y no dejan ninguna secuela".

Por ello, defiende a capa y espada aquellos textos "profundos" que plantean "problemas esenciales del ser humano, que se aprestan a investigar, a huir de las ideas manidas y que apuestan por el lenguaje".

Es decir, incidió, aquellas que "buscan la manera más sincera de exploración sin pensar en el éxito o la mera repetición de modelos consabidos".

"La novelas luchan entre sí como en cualquier ambiente evolutivo, unas sobreviven, otras se extinguen y otras mutan", aseguró el escritor, que trata de hacer en el ensayo que ahora aparece en España un diagnóstico de la narrativa contemporánea

Frente a los que aseguran que la novela está en vías de extinción, Volpi aseguró que "nunca se habían leído tantas novelas".

Sin embargo, sí es consciente de que "el número de lectores de novelas 'complejas', las que realmente perturban a quien las lee, sigue siendo pequeño en comparación con el numero de lectores que solo leen novelas 'virus'".

Se muestra preocupado ante la idea "contagiosa y perniciosa" de que "lo profundo es difícil y aburrido y que por lo tanto lo que uno debe buscar después del trabajo es puro esparcimiento".