Público
Público

México investiga a Manu Chao por opinar sobre política interna

El ex presidente Aznar vivió una situación similar en 2006, cuando solicitó el voto para Felipe Calderón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

México investiga al músico francés Manu Chao por haber opinado sobre temas de política interna en un festival de cine en la ciudad de Guadalajara, algo prohibido por las leyes locales para los extranjeros y que podría terminar con la expulsión del artista del país.

Manu Chao, compositor, cantante y activista, calificó de 'terrorismo de Estado' a las detenciones en un pueblo llamado Atenco, donde enfrentamientos entre campesinos y policías en el 2006 terminaron con militantes de izquierda tras las rejas.

Varios agentes fueron acusados de violaciones a los derechos humanos, pero fueron exonerados este año.

'Se está haciendo una investigación a Manu Chao para saber qué fue lo que pasó, qué dijo y en qué contexto. Habría una sanción, dependiendo del resultado', han explicado fuentes de la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior).

Manu Chao, ex integrante del grupo Mano Negra, dijo en una conferencia de prensa que escribió una carta de aliento a Ignacio del Valle, un líder izquierdista detenido durante el operativo de Atenco. El músico y otros activistas aseguran que del Valle está preso injustamente.

El artista aún se encontraba el jueves en México.

En el pasado, México expulsó a militantes de izquierda extranjeros que apoyaban a grupos rebeldes como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), acusándolos de violar el artículo 33 de la Constitución.

Este artículo establece que 'el Ejecutivo de la unión tendrá la facultad exclusiva de hacer abandonar el territorio nacional, inmediatamente y sin necesidad de juicio previo, a todo extranjero cuya permanencia juzgue inconveniente'.

'Los extranjeros no podrán, de ninguna manera, inmiscuirse en los asuntos políticos del país', agrega.

23 de febrero de 2006. El Gobierno mexicano envía una comunicación a la embajada de España en este país en la que 'reconviene' a José María Aznar —'para la estricta observancia' de las leyes mexicanas— a que se abstenga de entrometerse en su política interna. 

Aznar, en aquellos momentos, se dedicó a solicitar en Ciudad de México el voto para el candidato oficialista Felipe Calderón, contraviniendo la Constitución mexicana, que deja claro que 'los extranjeros no podrán inmiscuirse en los asuntos internos del país'.

Los diputados de la oposición acordaron solicitar al por entonces presidente mexicano, Vicente Fox, la aplicación a Aznar de un artículo de la Constitución que prevé la expulsión de los extranjeros que se inmiscuyan en la política interna.