Público
Público

México no puso límitesa la acogida de refugiados

El Gobierno de Lázaro Cárdenas apoyó desde el primer día a la República y a sus exiliados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Fueron 15.000, 20.000, 25.000? Ningún historiador concreta la cifra de las miles de trayectorias personales truncadas por la tragedia española y retomadas gracias a la solidaridad mexicana. La República Mexicana presidida por el general Lázaro Cárdenas apoyó desde el primer día a los republicanos frente a los rebeldes: respondió a la petición de armas (20.000 fusiles y 20 millones de cartuchos), acogió sin límites a los exiliados como los 451 niños de Morelia, huérfanos o hijos de combatientes republicanos recibidos en Veracruz en 1937, en principio, para unos meses, aunque se instalaron en el país, donde aún viven unos 120 y facilitó el entorno para empezar de nuevo, con la naturalización inmediata y la convalidación de títulos.

En noviembre de 1945, las Cortes españoles en el exilio celebraron sus sesiones en Ciudad de México, con declaración de inmunidad incluida, para debatir el papel de los aliados en el fin de la dictadura franquista. En 1943, se había formado el primer Gobierno republicano en el exilio presidido por José Giral y el PCE actuaba abiertamente, mientras sus compañeros mexicanos eran perseguidos.

Uno de cada 10 refugiados españoles en México eran intelectuales, artistas y científicos. Cárdenas, que en 1938 fundó el actual Colegio de México para acogerlos, los necesitaba para difundir los ideales republicanos, dar una imagen internacional de Estado nacional y cambiar la cultura de su país. Pero el exilio español reunía dos características odiadas por los mexicanos: gachupines aventurero español que se aprovecha de México y rojos, anticlericales. En una sociedad de fuerte arraigo católico era difícil encajarlos y había reacciones contradictorias: de ayuda o xenófobas. La vida en el exilio no fue plácida, con fuertes diferencias partidistas y personalismos acuciados por la necesidad. Según el historiador José Matesanz, 'los republicanos se dividieron porque perdieron la guerra'.