Público
Público

Meyer dice que Jiménez no puede sonreír y mirar a otro lado en la cuestión del Sahara

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El eurodiputado de IU Willy Meyer, a quien la Policía marroquí impidió ayer entrar en El Aaiún, ha recriminado a la ministra de Exteriores que esté "siempre sonriendo" y mirando hacia otro lado ante la "violencia" de Marruecos, y ha confirmado el desmantelamiento de los campamentos en el Sahara Occidental.

La "flamante" ministra, Trinidad Jiménez, ha subrayado Meyer, tiene que poner "cara seria" y decirle al Gobierno de Rabat que "hasta aquí hemos llegado" y plantarse ante los ataques a la prensa española, al incidente de ayer en el que el eurodiputado se vio involucrado y a la violación sistemática de los derechos humanos por parte de Marruecos.

Meyer en una rueda de prensa junto al líder de IU, Cayo Lara, en la sede de la formación, tiene claro que Marruecos no quiere testigos y teme que se produzca una catástrofe humanitaria en este territorio autónomo, donde esta mañana el Ejército marroquí ha comenzado a desmantelar de forma violenta el campamento de Gdaim Izik, a unos 18 kilómetros de El Aaiún y donde más de 20.000 saharauis han instalado sus jaimas para reivindicar sus derechos.

Ha asegurado tener constancia de que al menos una persona había fallecido por disparos y de que se habían producido varios heridos. Y de esta situación Willy Meyer ha hecho "cómplices" al Gobierno español y a la Unión Europea, al tiempo que ha advertido de que esto puede derivar en que el Frente Polisario, hasta ahora a favor de una salida dialogada al conflicto, opte por tomar las armas.

En este contexto, el coordinador de IU, Cayo Lara, ha enviado sendas cartas a Trinidad Jiménez y la alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, Catherine Margaret Ashton, en las que explica que el viaje de ayer de Meyer, a quien junto a tres periodistas españoles se le impidió desembarcar del avión en el aeropuerto de El Aaiún, era en calidad de "observador" para visitar los campamentos saharauis.

Recuerda en las misivas que el Sahara Occidental es uno de los dieciséis territorios no autónomos que quedan en el mundo bajo la supervisión del Comité de Descolonización de la ONU y, por tanto, Meyer no pretendía viajar a "un territorio marroquí".

Emplaza al Gobierno español y a la UE a pedir explicaciones a Rabat por las "flagrantes y reiteradas" violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional y, al mismo tiempo, reclama a Bruselas que revise el estatuto de asociación avanzado que tiene suscrito con el país magrebí.

También en las cartas se mencionan algunos de los últimos episodios contra la prensa española, como la agresión a los informadores de TVE y la Cadena Ser cuando cubrían la semana pasada el juicio de activistas saharauis en Casablanca.

Y fuera de estos escritos, Willy Meyer ha calificado de "absolutamente lamentables" los silencios de Trinidad Jiménez ante las descalificaciones e "insultos" de su homólogo marroquí, Taib Fasib Fihri, a los medios de comunicación de España en la rueda de prensa conjunta que ofrecieron durante la visita de éste a Madrid hace unos días.

Los dos dirigentes han hecho un llamamiento a la movilización ciudadana para colaborar en poner fin a las operaciones "represivas" de Marruecos en el Sahara y que se acuda a una primera manifestación que tendrá lugar en Madrid el próximo sábado.