Público
Público

"Mezquita" se va a quedar

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, sólo ha encontrado palabras de aliento en el PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'La delictiva catedral incrustada en ella desfigura y oscurece irreparablemente su espacio y abunda en la peor escoria de las imaginerías barrocas, como si el único propósito de quienes la construyeron hubiera sido escarnecer la convicción islámica de que la divinidad no puede ser representada sin sacrilegio'. Así, con esta prosa inmisericorde, escribe Antonio Muñoz Molina sobre la aportación católica a la Mezquita en su libro Córdoba de los Omeyas.

Es complicado saber si cuando el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, propuso empezar a llamar exclusivamente 'catedral' al famoso templo pretendía o no escarnecer convicciones islámicas.

Lo seguro es que no ha conseguido que su propuesta de retirar la palabra 'mezquita' de señales, folletos y carteles tenga excesivo éxito. 'Con todo el respeto, el obispo se equivoca', zanjó ayer el alcalde, Andrés Ocaña (IU), que advirtió que no piensa cambiar una coma de las señalizaciones. Los turistas lo agradecerán. La mayoría, cuando busca catedrales, visita Burgos, Sevilla, León... A Córdoba se suele ir a ver arcos de herradura bicolores y ya de paso a degustar media ración de flamenquines.

Casi nadie con intención de que lo entiendan llama en Córdoba 'catedral' a ese templo. Ni siquiera Mezquita-Catedral, término oficial aprobado incluso en pleno en un alarde de corrección política.

Esta acuñación salomónica, que no le parece suficiente al obispo, tiene más que ver con el notorio poder de los curas en Córdoba −aunque ahora que han perdido Cajasur sea menor, ciertamente− que con la realidad de la calle, donde sólo se habla de 'mezquita', por más que sea sabido que la Reconquista triunfó allí en el siglo XIII, que la Iglesia es su indiscutible propietaria, que allí se celebran los misterios de la fe cristiana y que los musulmanes tienen prohibido el rezo en su interior.

Todo eso es cierto. Pero también lo es que hasta la Unesco, en su declaración del templo como Patrimonio de la Humanidad en 1984, hacía referencia a 'The Mosque of Córdoba'. O sea, a la Mezquita. Así que es improbable que la propuesta del obispo llegue lejos. Lo que sí ha conseguido ya, como era previsible, es que la Junta Islámica calificara ayer de 'reaccionaria' la idea del prelado, que sólo encontró en Córdoba palabras de aliento en el PP.