Público
Público

La mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera recibe el premio Plácido Domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mezzosoprano española Nancy Fabiola Herrera recibió hoy el premio Plácido Domingo en Los Ángeles en reconocimiento a su trayectoria artística, un galardón que ha supuesto "algo hermoso e inesperado" para la cantante, según dijo a Efe.

La asociación Hispanics for LA Opera, de la que es presidente de honor el tenor español, destacó con este premio el desempeño en el mundo de la lírica de la intérprete canaria en la 13 edición de estos galardones que antes habían ido a parar a la chilena Cristina Gallardo-Domâs, el peruano Juan Diego Flórez o el mexicano Rolando Villazón.

"Siento una profunda gratitud", confesó Herrera, agradecida con Domingo y con la organización porque "no es algo común recibir un premio de esta índole".

La ceremonia de entrega tuvo lugar en una cena de gala celebrada en el Dorothy Chandler Pavilion, auditorio donde actualmente Herrera tiene en cartel la ópera "Il Postino", basada en la novela de Antonio Skármeta "Ardiente paciencia" y el filme "Il Postino" (1994) sobre la relación de un cartero y el poeta Pablo Neruda.

Una obra en la que trabaja junto a Plácido Domingo, un cantante que admira y que le ha enseñado que "no hay nada imposible".

"Es uno de los artistas más grandes y versátiles que he conocido. Siempre me conmovió su voz y su interpretación. Estando cerca de él se aprende la entrega total en el escenario, el profesionalismo, la humanidad, el estar pendiente del más mínimo detalle, la inteligencia, la diplomacia, el compañerismo", declaró Herrera.

La carrera de esta mezzosoprano comenzó "casi por accidente" cuando estaba estudiando en Madrid la diplomatura de Turismo, una actividad que compaginaba con la música coral, "cantar boleros y espirituales negros" hasta que sus profesores del conservatorio le dijeron que tenía talento para ser profesional.

En 1990 fue considerada la mejor voz canaria y 15 años después sus méritos le hicieron merecedora del título de Hija Adoptiva de su ciudad, Las Palmas de Gran Canaria, de donde también era el ya fallecido tenor Alfredo Kraus, una figura "excepcional", según sus palabras, que constituye un referente de la lírica del archipiélago.

"En Canarias hay una cantera de voces importante. Desde la humildad hay que soñar siempre en grande y caminar firme hacia las metas que te traces. Ese es el legado que quisiera continuar", señaló.

Completó su formación en Estados Unidos y fue en el Metropolitan Opera House de Nueva York donde Herrera dio un impulso a su carrera como protagonista de la ópera "Carmen" en la producción de 2005 de Franco Zeffirelli.

Su encarnación de ese personaje la llevó a recorrer los principales escenarios de América y Europa, como el Royal Opera House de Londres, donde convenció a la crítica y repitió como la gitana de Bizet en 2008, tras visitar la Ópera Nacional de París en 2007 en el papel de Giulietta de "Les contes d'Hoffmann".

En 2009 recorrió los teatros de España con la zarzuela "Doña Francisquita" y la ópera L'Italiana in Algeri" y su voz protagonizó el recital que sirvió para poner fin en Viena a la presidencia semestral española de la Unión Europea.

Entre sus proyectos a corto plazo se encuentra debutar en el papel de Jane Seymour en "Anna Bolena" con la compañía del Liceo de Barcelona, estrenarse en Alemania con su versión de "Carmen" y volver al Metropolitan de Nueva York con "Rigoletto" de Giuseppe Verdi.

En un futuro uno de sus sueños es grabar un disco "de música popular", tal y como han hecho otras figuras de la lírica, y que le serviría de "homenaje" a su familia y amigos.

"Siempre me animaron a que lo hiciera. Me encantaría darme ese gusto", manifestó Herrera.