Público
Público

"En mi vida soy una payasa"

Charlize Theron presenta en Madrid el primer filme de Guillermo Arriaga y confiesa que quiere hacer más comedia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Charlize Theron (Benoni, Suráfrica, 1975) irrumpe en uno de los barrocos salones de la Casa de América de Madrid gesticulando y dando voces. 'Es tan poco profesional, vamos vete de aquí ahora mismo', le espeta entre risas a Guillermo Arriaga, quien se apresura a soltar una carcajada y darle un abrazo prolongado. Toda una simpática escenificación del buen rollo que director y productora insisten haber vivido durante el rodaje de Lejos de la tierra quemada, que se estrenará el viernes 13 en las salas españolas.

Theron no es sólo la productora ejecutiva de la cinta, sino también la protagonista del debut como director del guionista mexicano responsable del libreto de aquella obra maestra de Tommy Lee Jones, Los tres entierros de Melquíades Estrada (2005). Y el responsable también de los guiones de la trilogía que catapultó a Alejandro González Iñárritu: Amores, perros (2000), 21 gramos (2003) y Babel (2006).

Así que, después de la escenita de entrada y cuando Theron confiesa que le gustaría tener 'más oportunidades de hacer comedias', el asunto no suena tan disparatado en boca de una actriz cuya carrera ha crecido a golpe de dramas: Monster (2003), por la que ganó el Oscar, y Las normas de la casa de la sidra (1999), entre ellos. 'En mi vida soy una payasa, aunque haga sobre todo dramas, un género que sé cómo hacer. A mí lo que me gusta es la comedia tipo los hermanos Coen', reconocía ayer.

El puzle Arriaga

Pero Lejos de la tierra quemada es, como no, un drama en que interpreta a una mujer con una carga de culpa que se irá aclarando a medida que la estructura de puzzle del sello Arriaga se vaya desenmarañando. Kim Bassinger y José María Yazpik se suman a un reparto de primera línea. 'Es una película sobre la muerte, pero, sobre todo, sobre el inalcanzable poder que tiene el amor', apuntó la actriz.

Fascinación fue lo que Theron sintió cuando conoció a Arriaga. 'Quedamos para comer y acabamos cerrando el restaurante. En seguida quise involucrarme a fondo', explicó. Por eso, la actriz se metió de lleno en el rodaje. 'Prefiero pensar en mí misma como cineasta y no sólo como actriz'.

Y por si hubiera duda, sí Charlize Theron estaba bellísima, pero también hastiada de la caravana de preguntas sobre su atractivo. 'Parece que no pasas malas rachas, que no sufres. Lo he comentado alguna vez con Robert Redford', recordó Theron, quien se quejó de la obsesión por la imagen. '¿Dicen que en Monster hice una gran transformación? Así soy yo recién levantada, sin maquillaje y cansada'.