Público
Público

El MI5 pidió a Gadafi detalles de lo que decían terroristas interrogados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los servicios secretos británicos MI5 pidieron a sus colegas del régimen de Muamar el Gadafi detalles de lo que contaban sospechosos de terrorismo en los interrogatorios que se hacían en Libia, informa hoy el dominical "The Sunday Times".

Esta información está contenida en unos documentos hallados entre los escombros de la embajada británica en Trípoli, según el periódico, que afirma que Gadafi mantuvo estrechos lazos con los Gobiernos de los laboristas Tony Blair y Gordon Brown.

La petición de detalles de los interrogatorios se efectuó a pesar de que había pruebas de que se practicaba la tortura en las cárceles libias, agrega el dominical británico.

Además, el MI5 acordó intercambiar con Libia detalles sobre las actividades de unos 50 libios que vivían en el Reino Unido y suponían una amenaza para el régimen de Gadafi.

En concreto, se aportó información sobre los miembros del Grupo de Combatientes Islámicos Libios (LIFG, siglas en inglés), una organización disidente con células en el Reino Unido.

"The Sunday Times" también revela que el Ministerio británico de Defensa invitó a dos hijos del dictador, Saadi y Khamis, a presenciar una prueba de combate en las instalaciones de las fuerzas especiales del Ejército británico SAS.

Entre otras cosas, los documentos señalan que el ex primer ministro Tony Blair (1997-2007) ayudó a otro hijo de Gadafi, Saif al Islam, a redactar su tesis doctoral mientras éste estudiaba en la London School of Economics (LSE).

El dominical publica esta información después de que el rotativo "The Independent" también revelase ayer el alcance de los estrechos vínculos que tenía Muamar el Gadafi con el Reino Unido y EEUU.

EEUU y el Reino Unido actuaron en nombre de Libia en las negociaciones de este país con la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), según "The Independent", que indicó que estos archivos fueron encontrados en las oficinas privadas de Moussa Koussa, el exministro de Asuntos Exteriores que huyó al Reino Unido tras la revolución que empezó hace unos meses en Libia.

Tras conocerse estas revelaciones, el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, dijo a la cadena por satélite Sky News que la información está relaciona con un Gobierno previo al suyo (laborista, antes de 2005), por lo que "no tengo conocimiento de esto, de lo que estaba pasando entonces".

"Además, nosotros no hacemos comentarios sobre aspectos de inteligencia relativos al asunto", agregó Hague.