Público
Público

Michael Jackson firma un contrato para dar decenas de conciertos en Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cantante estadounidense Michael Jackson ha firmado un contrato valorado en más de 112 millones de euros para ofrecer una serie de conciertos, que, según una fuente, podrían llegar a cincuenta, en la sala O2 Arena londinense.

El cantante, de 50 años, que se encuentra en la capital británica para firmar el contrato, hará el anuncio en una conferencia de prensa convocada para mañana, pero el vespertino "Evening Standard" lo adelanta en su edición de hoy.

El contrato se remató esta semana tras meses de negociaciones entre los representantes del cantante y AEG, la empresa que gestiona la O2, recinto con un aforo de 20.000 espectadores.

Según el periódico, serán los únicos conciertos que dé Jackson en todo el mundo y su primera actuación importante desde que fue absuelto en 2005 del cargo de abuso de menores.

Una fuente conocedora del acuerdo dijo al periódico que se negociaron varios temas, entre ellos la posibilidad de regalar un nuevo disco a sus admiradores, el reparto de los productos promocionales y la realización de un DVD oficial de los conciertos.

Según algunas fuentes, Jackson está dando los últimos toques a su primer nuevo álbum desde 2001, en el que ha colaborado con los letristas Kanye West, Will.I.Am y Ne.Yo.

Se cree que el promotor británico, AEG, ha recibido garantías sobre la salud del cantante, que fue fotografiado en Las Vegas el pasado agosto, poco antes de cumplir los cincuenta, mostrando una delgadez que hizo crecer los rumores sobre su mal estado de salud.

"Actuar en directo es lo que mejor hace Michael Jackson, es todo un profesional. No se metería en algo así si no se sintiese capaz de responder al cien por cien", dijo al periódico alguien que le conoce bien.

El cantante tiene supuestamente deudas equivalentes a más de 112 millones de euros y va a subastar el próximo mes una serie de artículos de su propiedad, desde las puertas de entrada al rancho de Neverland, en California, hasta sus característicos guantes blancos, que llevó en el vídeo de Billie Jean, una Harley Davidson fabricada expresamente para él o un Rolls-Royce.

Un precedente de lo que se propone Jackson lo marcó Prince en 2007 en la misma O2 Arena, en la que ofreció veinte conciertos y regaló su nuevo álbum a sus admiradores.