Público
Público

Micheletti deja el poder... unos días

El líder golpista se retira temporalmente para permitir un espacio de "reflexión" para las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, ha anunciado que dejará el ejercicio del poder durante unos días para permitir un espacio de 'reflexión' ante las próximas elecciones, pero el gobernante depuesto, Manuel Zelaya, le pidió que lo haga 'para siempre'.

Micheletti no precisó quién encabezará el Gobierno de facto en su ausencia, pero subrayó que según la Constitución el 'Gobierno operará de manera normal'.

'Mi propósito, con esta medida, es que la atención de todos los hondureños y hondureñas esté concentrada en el proceso electoral y no en la crisis política' provocada tras el golpe de Estado del 28 de junio contra Zelaya.

Micheletti, designado ese día por el Parlamento para sustituir a Zelaya, explicó que decide ausentarse porque considera prudente abrir un espacio de reflexión para que los hondureños ponderen la importancia del sufragio y la responsabilidad que conlleva elegir a nuestro próximo Gobierno.

Zelaya reaccionó señalando a través de Radio Globo que 'esta maniobra última de Micheletti es un barniz que él confiesa claramente con su posición, él es una mancha para la democracia'. 'Por eso está queriendo irse una semana, nosotros le pedimos que se vaya para siempre', dijo.

El presidente depuesto expresó que Micheletti ha confesado hoy que 'él es una mancha para esta democracia, para todo proceso político' y aseguró que 'su maniobra de querer fingir que se retira una semana es una maniobra falsa, eso es para engañar a bobos'.

'Es una maniobra falsa, eso es para engañar a bobos'

'A mí no me va a engañar con eso, ni al pueblo hondureño, ni a la comunidad internacional, tal vez a sus partidarios, decirles que se retira. Esta maniobra significa más bien ocultar la verdad de lo que está pasando en Honduras y de querer engañar a toda la comunidad internacional y al pueblo hondureño', acotó.

Zelaya, quien hoy también pidió que las elecciones del 29 de noviembre se pospongan para legitimarlas, reiteró que con la actitud que ahora pretende Micheletti se legitima su posición de que impugnará las elecciones.

Micheletti comentó que su 'decisión podría ser malinterpretada intencionadamente por aquellos que con su conducta errática y su intención de provocar discordia dirán que es un signo de debilidad de mi Gobierno'.

'Mi actuación debe interpretarse como un signo de fortaleza y confianza total e incuestionable en la institucionalidad de nuestro país, la cual queda demostrada con hechos, con realidades, y no con palabrería', apuntó.

El presidente golpista dijo que quería dar ejemplo

Además, advirtió de que reasumirá 'inmediatamente' el poder 'si lamentablemente ocurriera un trastorno general del orden y de la seguridad que amenace la paz de la nación y la tranquilidad del pueblo hondureño'. 'Y dictaré con vigor y con firmeza las medidas que sean necesarias para garantizar el orden', indicó.

El presidente golpista dijo que quería dar ejemplo e insistió a Zelaya en 'la obligación' antes de los comicios de 'guardar el más profundo silencio y respeto, enmarcados' en la ley.

Zelaya permanece desde el 21 de septiembre en la embajada de Brasil, adonde llegó tras un exilio desde el golpe de Estado y su envío a Costa Rica por los militares el 28 de junio, cuando el Parlamento designó a Micheletti para sustituirle.

La fecha anunciada por Micheletti para su regreso, el 2 de diciembre, es la misma en la que el Parlamento debatirá si se restituye o no a Zelaya, decisión que tomará en el marco del Acuerdo de San José-Tegucigalpa del 30 de octubre.